Escoger la carga correcta para cada persona no es algo que se haga al azar. El problema es que tampoco existe un consenso para saber cuál es la fórmula adecuada para saber el peso ideal que se debe levantar.

Se sabe que el entrenamiento de fuerza ofrece muchos beneficios como el incremento de la potencia, la mejora del balance, la disminución del dolor en las articulaciones, el retraso en la pérdida de la masa muscular y la pérdida de peso.

Lo que pasa es que para muchos de nosotros la imagen de las barras y las pesas puede ser intimidante por sí sola, y lo contradictorio de los consejos que escuchamos termina por alejarnos de ese rincón del gimnasio.

Por un lado está el convencimiento que si no levantas mucha carga no estás consiguiendo beneficio alguno.

 (Foto: Shutterstock)
 

(Foto: Shutterstock)

Por el otro está la sugerencia de optar por una carga ligera para tonificar mejor los músculos.

Lo cierto es que una persona puede conseguir los mismos beneficios levantando mucho peso o con cargas livianas, según comprobó un reciente estudio elaborado por el profesor Stuart Phillips de la Universidad McMaster en Canadá.

Pero el experto aclara que lo más recomendable es levantar la cantidad correcta para cada uno.

El experimento

La investigación dividió a 49 entrenadores de levantamiento de pesas en dos grupos y los sometió a un programa de 12 semanas. Para cada participante determinaron su fuerza en una repetición máxima (1RM), o lo que es lo mismo, el máximo peso que podían levantar.

  (Foto: Shutterstock)
 

(Foto: Shutterstock)

Un grupo tuvo que levantar entre el 30% y el 50% de su 1RM mientras que para el otro se les pidió que lo hicieron entre el 75 y el 90%. La clave fue que cada uno tuvo que hacer la mayor cantidad de repeticiones hasta alcanzar lo que se llama el volitional failure o lo que es lo mismo, hasta que no pudieron levantar más.

Esto es algo que le pasa a todo el mundo sin importar lo fuerte que sea, aunque está claro que hubo diferencias entre el grupo que levantó un peso más liviano (de 20 a 25 repeticiones) a los que tuvieron una carga más pesada (de 8 a 12 repeticiones).

La teoría detrás de la fatiga de los músculos tiene que ver con las "unidades de motor", que son un manojo de fibras musculares controladas por un nervio.

Cuando levantamos peso, el cuerpo activa a un grupo de unidades de motor que necesita para contraer el músculo.

En cada repetición algunas de ellas se fatigaran y otras serán llamadas para hacer el siguiente movimiento.

 (Foto: Shutterstock)