Redacción EC

Un libro siempre es un buen compañero ya sea cuendo estás en la playa, esperando tu turno en la peluquería o relajándote antes de dormir.

Pero a veces por el apuro no nos damos el tiempo de buscar un bonito separador y terminamos usando los que nos regalan en la librería o, en los peores casos, algún recibo de compra que encontramos a la mano.

Aquí te damos tres ideas para que tus separadores tengan tu personalidad.

CON CLIPS Y CINTAS

(Foto: Pinterest creativeaddictionblog.com / ehow.com)

(Foto: Pinterest creativeaddictionblog.com / ehow.com)

Esta es la idea más fácil, rápida y versátil. Solo necesitarás un clip (de preferencia de color o con diseños), cintas y adornos como tachas o botones.

Hay dos versiones de este trabajo: la primera es tomar el clip y atarle la cinta en la parte superior y, si deseas, puedes pegarle algún detalle como botones.

La otra versión es más llamativa. Toma una cinta gruesa y haz un lazo. Luego abre el clip, pasa uno de los lados por la parte central del lazo y vuélvelo a cerar. El lazo debe quedar centrado en la parte superior. También puedes colocar otros adornos.

CON ELÁSTICO (VÍA )

 (Foto: Pinterest bumbreeblog.com)

(Foto: Pinterest bumbreeblog.com)

Una manera de mantener tu lectura marcada pero sin mostrar tu separador. Necesitarás aglomerado delgado, papeles con diseños y un elástico.

Recorta el aglomerado del tamaño que desees y corta dos trozos de papel usándolo como plantilla. Pega un extremo del elástico en cada lado de la madera y, una vez seco, pega los papeles cubriéndo todo. Puedes decorarlo con retazos de otros papeles o con algún mensaje que te guste pero procura que quede plano pues irá dentro del libro.

CON IMANES (VÍA )

 (Foto: Pinterest cutoutandkeep.net)

(Foto: Pinterest cutoutandkeep.net)

Este requiere un poco más de trabajo pero no es nada difícil. Necesitarás cartulina o un cartón delgado, papel con diseño (si es que la cartulina es de un solo color) e imanes autoadhesivos.

Primero mide el tamaño que quieres que tenga tu separador y corta la cartulina. Pega el papel con diseño y con una cuchilla corta el excedente. Una vez que está listo, dóblalo procurando que las esquinas se junten. 

Los imanes autoadhesivos suelen venir en rollo o en plancha. Entonces, corta un pedazo de imán según el tamaño de tu separador y pégalo en un lado. Luego, recorta otro trozo y colócalo sobre el primero asegurándote que se alinean y magnetizan bien. Estando juntos, retira el papel posterior del segundo y dobla la cartulina para que se pegue al lado contrario.