Tres formas efectivas para evitar la fatiga de ser mamá
Tres formas efectivas para evitar la fatiga de ser mamá
Redacción EC

Tener un hijo es una enorme alegría pero también conlleva un gran trabajo, especialmente para las madres primerizas. Muchas de ellas terminan sufriendo un “mom burnout”, una variación del síndrome del burnout enfocado en las madres.

Este síndrome se da cuando una persona llega a un estado de agotamiento corporal y mental tan grande que siente que no puede más. Algunos de los síntomas son falta de energía, de entusiasmo, indiferencia y cansancio extremo. En casos más graves puede conllevar a sufrir de depresión.

Las madres son más propensas a sufrir este síndrome por todas las actividades que deben realizar por sus hijos, por sí misma y por su familia. Puedes tener en cuenta estos consejos que te ayudarán a no volverte loca frente a la maternidad.

Una buena idea es hacer una lista de todas las cosas que hacemos por nuestra familia. Una de las causas del “mom burnout” es que las mujeres tienen la idea de que tienen que anticiparse a todo, ocuparse de todo y que hay muchas expectativas puestas en ellas. Al darte cuenta de todo lo que haces al día en realidad, ya no te sentirás tan presionada.

Siempre escuchamos la frase “hay que encontrar un balance en tu vida” pero esa no es la solución a los problemas. A veces, por tanto buscar el balance entre nuestro lado personal y familiar, terminamos más estresadas. Lo que en verdad tienes que hacer es disfrutar de los momentos que pasas tanto a solas como con tus niños. Busca el lado divertido de lo impredecible.

Finalmente, sé consciente de lo importante que es tomarte un descanso. Es mentira eso de no tener tiempo. Siempre hay un momento en que la carga de trabajo disminuye y puedes usar ese espacio para engreírte. Nadie te dice que vas a desaparecer durante horas, basta con sentarte a tomar un café en la sala, leer el periódico, hacer ejercicios en casa, etc.