El show anual de Victoria's Secret fue cancelado a fines del año pasado, debido a falta de presupuesto y como parte del cambio en la filosofía de la marca. (Foto: AFP)
El show anual de Victoria's Secret fue cancelado a fines del año pasado, debido a falta de presupuesto y como parte del cambio en la filosofía de la marca. (Foto: AFP)
Redacción EC

Hace poco más de una semana, volvía a destacar en redes sociales con una publicación que daba luces acerca de su nuevo intento -fallido- por sumarse a la ola de diversidad e inclusividad. Nueve mujeres, de distintos colores de piel, rasgos y tallas, posaban juntas en una fotografía que fue acompañada por el mensaje: “Todo -nuevo- y todo sobre ti. Acompáñanos mientras redefinimos nuestra línea de lencería”. La respuesta -por obvias razones- fue inmediata. Mientras algunos aplaudían la iniciativa de la marca, otros más bien cuestionaban el “por qué las modelos de talla grande tienen que cubrir su abdomen o posar atrás de todas” o “por qué la -única- modelo afrodescendiente esta prácticamente cubierta por las demás”. También, estaban los comentarios que sostenían que la verdadera inclusión solo llegaría cuando incluyeran en sus diseños lencería para mujeres que dan de lactar y para aquellas que se han hecho la mastectomía.

Los siguientes días las publicaciones se multiplicaron, siempre bajo el rótulo de la 'inclusión' y 'diversidad' de la silueta femenina. Por fin, el público parecía sentirse cómodo e identificado con la marca luego de la polémica, sin embargo, esta actitud acabaría durando poco.

-Ángeles en el infierno-

Un reciente reportaje de New York Times ha terminado por develar lo que sería el capítulo más oscuro de la tormenta en Victoria’s Secret. En él, distintas personas -entre trabajadores y modelos- dan testimonio de comportamientos inadecuados en la firma, así como graves acusaciones de acoso sexual y misoginia. Los involucrados principales son el fundador, Leslie Wexner, y el polémico ex director de marketing Ed Razek, quien ha sido cuestionado anteriormente por discriminar a mujeres plus size, trans o aquellas que no se ajustaran a los estándares de belleza calculados por VS.

De acuerdo a la investigación de NYT, Razek le pedía a las modelos que lo besaran y que se sentaran en sus piernas. Además, las tocaba de forma inapropiada y hacía comentarios sexuales ofensivos sobre su apariencia y sus cuerpos.

Todo ello ha sido recopilado de entrevistas a por lo menos 30 modelos, empleados y ejecutivos que trabajaron o trabajan con él, así como también de documentos y presentaciones judiciales en contra de Ed Razek. Según el estudio, estas quejas llegaban directamente a manos del fundador, Leslie Wexner, quien se encargada de silenciarlas y ‘castigar’ a las mujeres que decidían hablar.

-El episodio con Bella Hadid-

Uno de los hechos que más ha dado qué hablar de este reportaje es el supuesto episodio de acoso sexual que sufrió la modelo Bella Hadid durante el último show de Victoria’s Secret en 2018. Según los testigos, Hadid se encontraba acomodándose la lencería antes de salir una vez más a pasarela, cuando Razek le dijo: “olvídate de la ropa interior”, en alusión a que salga desnuda.

Además, suman que el ex jefe de marketing de la firma también le decía que tenía unos "pechos perfectos" y consultaba a su equipo de producción -en tono sarcástico- "si se podía caminar en pasarela" con ellos al descubierto. Al parecer, ese mismo día Ed Razek también habría tocado la entre pierna de otra modelo, según declaraciones de los entrevistados.

Bella Hadid en la pasarela del show anual de Victoria's Secret, en el 2018. (Foto: AFP)
Bella Hadid en la pasarela del show anual de Victoria's Secret, en el 2018. (Foto: AFP)

"Lo más alarmante era lo arraigado que estaba ese comportamiento. Ese maltrato era tomado como una broma y aceptado como normal y quien intentaba hacer algo era ignorado y castigado”, apunta Casey Crowe Taylor, quien trabajó en el cargo de relaciones públicas de la empresa años atrás.

Por el momento, el único que se ha pronunciado luego del reportaje es Razek, quien ha señalado que las acusaciones son "categóricamente falsas, mal interpretadas y sacadas fuera del contexto". A ello, sumó que ha tenido "la fortuna de trabajar con una infinidad de modelos de primer nivel y profesionales talentosas" con las que siempre ha existido una relación de respeto mutuo.

Cabe recordar que Razek abandonó la firma lencera en agosto del año pasado, tras comentarios discriminadores y misóginos en nombre de la firma de lencería.