La Psicología es la ciencia que estudia la conducta humana, entendiendo dentro de este concepto cuestiones relacionadas con el aprendizaje, procesos de pensamiento, emociones, comportamientos, tanto en su desarrollo normal como en los diferentes trastornos o problemas del pensamiento, de las emociones y del comportamiento. (Foto: Shutterstock)
La Psicología es la ciencia que estudia la conducta humana, entendiendo dentro de este concepto cuestiones relacionadas con el aprendizaje, procesos de pensamiento, emociones, comportamientos, tanto en su desarrollo normal como en los diferentes trastornos o problemas del pensamiento, de las emociones y del comportamiento. (Foto: Shutterstock)
Redacción EC

La es considerada como la ciencia que estudia al individuo, su comportamiento y sus viviencias. En definitiva, es un campo de estudio muy amplio y extenso, el cual requiere de una formación muy específica y especializada. Además, para ser un buen , más allá de la especialidad que uno tenga, es fundamental que este profesional posea una serie de características y habilidades especiales.

Según su código deontológico, el profesional debe ser en todo momento muy respetuoso, responsable, honesto, sincero, prudente, competente y garantizar solidez de la fundamentación objetiva y científica en sus intervenciones, pero no basta con ello.

Existe una larga lista de aquellas competencias que debería tener un psicólogo, pero una de las principales es la empatía, esa capacidad de ponerse en el lugar de los pacientes o personas con las que trabaje. Tiene que contar con los mecanismos y estrategias mentales para comprender cuáles son sus miedos, sus necesidades y la particularidad de sus circunstancias.

Asimismo, debe tener una apertura mental, es decir, ser una persona libre de prejuicios, estereotipos e ideas preconcebidas. Es crucial esta competencia, ya que uno nunca sabe quién podría acudir a estos especialistas, por lo que siempre deben estar abiertos a conocer la esencia de la persona, su cultura, sus creencias, etc.

Otro factor es la escucha activa, en otras palabras, ser un buen oyente, dejar que la persona se exprese libremente, pero también es importante que tangan ciertas habilidades comunicativas y sociales para ser un buen psicólogo.

-IMPORTANCIA EN LA SOCIEDAD-

El Psicólogo como experto en el comportamiento, puede ayudar a los individuos a enfrentarse a los cambios sociales que se producen en su entorno. Estos se producen más rápidamente que nuestra capacidad para asimilar ese cambio y adaptarnos. Por ese motivo, el psicólogo tiene un papel de educador, entrenador para facilitar el aprendizaje de los comportamientos más adaptativos y funcionales ante su entorno.

Los psicólogos cuidan de la salud física, mental y social de los clientes con el objetivo de proporcionarles bienestar y una mejor calidad de vida. Además, los tratamientos no sólo se centran en modificar lo negativo, también están dirigidos a fortalecer y reforzar los aspectos positivos de la persona.

El psicólogo está capacitado para intervenir en cualquier campo en el que el ser humano lleve a cabo sus actividades. En áreas como clínica y salud, del trabajo y las organizaciones, del deporte, de intervención social y comunitaria, educativa, jurídica; e incluso en situaciones de emergencia y catástrofes, ante las consecuencias psicológicas y emocionales de las mismas.

-REALIDAD O FICCIÓN-

En efecto, la psicología es una disciplina científica de la que se habla mucho en la actualidad; sin embargo, en ocasiones puede haber una serie de cuestionamientos en torno a los fenómenos que se estudia. Muchas veces los psicólogos están expuestos a algunas ideas falsas referentes a su profesión, puesto que en ocasiones el cine, la televisión y los medios de comunicación en general logran difundir.

Es muy interesante como esta profesión se ha visto sesgada por la visión que el psicoanálisis creó sobre cómo debe ser un psicólogo. Es muy común que las personas al momento de oír sobre psicología y sus derivados, inmediatamente lo relacionen con un hombre con barba y lentes- al estilo - quien está sentado en un cómodo sillón detrás de un diván donde un paciente se recuesta a contarle toda su vida.

Lamentablemente, esto no podría estar más alejado de la realidad, en otras palabras, el psicólogo es mucho más y puede servir al prójimo desde distintas áreas, solo que la sociedad tiende a cerrarse en una sola visión.

Hoy por hoy, la psicología se podría dividir en seis áreas: psicología labora, educativa, forense o jurídica, del deporte, comunitaria y clínica; sin embargo, no son las únicas, lo importante es comprender que el objetivo de estudio de los psicólogos, es el ser humano, en quien se ejerce especial influencia, y que las decisiones de estos especialistas basados en el análisis exhaustivo de la realidad propia del sujeto, lograrán un bienestar en cualquier área que sea necesaria mejorar.

Erróneamente se piensa que la principal misión de los psicólogos es dar respuestas o consejos a la gente que se encuentra en una situación de sufrimiento. No obstante, y en tanto que la psicología es una ciencias con una gran historia y desarrollo, las funciones del psicólogo son tan variadas como importantes. Básicamente, los psicólogos gracias a su formación orientada a “ayudar a los demás”, buscan brindar acompañamiento emocional, así como ofrecen estrategias para el desarrollo humano. Esto hace referencia a que, el psicólogo es como una especie de guía que nos brinda herramientas, más no nos resuelve nuestros problemas directamente.

También, una de las creencias más comunes sobre dicha profesión es que la terapia psicológica solo consiste en hablar, cuando en realidad las sesiones implican involucrarse en actividades y realizar diversos entrenamientos mentales y comportamentales, para lograr expresar nuestras emociones más allá de lo que podamos manifestar en palabras.

De la misma manera, es probable que más de una vez hayamos escuchado que la psicoterapia es solo para personas “locas”. En primer lugar, el concepto de la locura no está considerado como una categoría clínica con validez científica. Además, a diferencia de los psiquiatras, el psicólogo puede estudiar tanto patologías, como conductas normales. Esto quiere decir que, puede tratar personas con trastornos, como a una persona que simplemente necesita orientación vocacional o mejorar en algún aspecto en su vida.

Para muchos los fármacos y los profesionales de la psicología están estrechamente relacionados. Eso es falso, sobre todo en nuestro país, ya que esta forma de intervención en pacientes solo puede ser hecha por médicos.

Por lo general, se cree que hay que permanecer en terapia de por vida, cuando de hecho, en la mayoría de casos se intenta que los objetivos sean alcanzados en el periodo más corto posible. Solo en ciertos casos como enfermedades crónicas, sí se requiere de un proceso más largo.

VIDEO RELACIONADO

La psicología detrás de las compras por pánico debido al COVID-19

La psicología detrás de las compras por pánico

TE PUEDE INTERESAR

·

·

·

·