Fuiste a la playa con tus amigas y te pusiste bloqueador. Pero unas horas después, entre la conversación y el mar, olvidaste repetir la dosis. Ahora en tu casa, con la piel roja y adolorida, te das cuenta de que pasarás una noche terrible.

Las quemaduras de sol pueden no tener solución. pero sí hay formas de hacer las molestias más tolerables hasta que tu piel vuelva a la normalidad. Toma nota.

1. Date una ducha de agua fría

Al hacerlo, usa jabón líquido porque el de barra puede resecar tu piel. Y sécate dando toques con paños de algodón sin restregar tus quemaduras.

2. Aplica compresas

Las compresas húmedas y frescas ayudan a contrarrestar el efecto térmico de la quemadura. También puedes usar lociones refrescantes de manzanilla o vinagre diluido en agua.

 (Foto: Shutterstock)

(Foto: Shutterstock)

3. Usa cremas emolientes

De no haber ampollas, puedes aplicarte cremas humectantes sin aroma y muy fluidas con aloe vera.

4. Prepara un tratamiento natural

Los empastos de avena y agua son reparadores. Deja actuar por 20 minutos y retíralos con una ducha de agua fría. Completa el tratamiento con una infusión de “cola de caballo”: prepara la infusión e impregna gasas con ellas que luego colocarás sobre tu piel.

5. Toma agua

Consume agua mineral con gotas de limón. Usa también prendas de algodón y no ajustadas para no rozar las quemaduras.

6. Evita la mantequilla y la vaselina

El aceite de estos productos puede bloquear los poros, impidiendo la salida del sudor y derivando en una infección. Si tienes ampollas en las quemaduras, no las toques ni las rompas; acude al médico para recibir atención.

Con información de Andrea Castillo C.

Fuentes:
Dr. Sandro Tucto. Clínica Ricardo Palma.
Martina Gómez. Centro de Terapias Alternativas y de Antienvejecimiento.
Enciclopedia MedlinePlus.

 

TAGS RELACIONADOS