Toda la semana te has matado entrenando y has procurado comer lo más balanceadamente posible. Llega el fin de semana y has decidido darte un gusto saliendo de tu rutina saludable pero no quieres echar por la borda todo tu esfuerzo, ¿es posible?

Hay maneras simples de evitar los remordimientos de haber comido o bebido más de la cuenta, es cuestión de preparar el cuerpo desde que te despiertas en la mañana para tener todo bajo control durante la fiesta. Te damos cinco consejos que pueden ayudarte.

1. Ejercítate temprano

Sabes que por la noche sumarás una dosis adicional de calorías a tu cuerpo, por eso es mejor tratar de nivelarlo y entrenar por la mañana. Te sentirás un poco menos culpable y es una motivación para iniciar tu día con energía.

(Foto: Shutterstock)

(Foto: Shutterstock)

2. Toma agua

El alcohol deshidrata el cuerpo al igual que esos piqueos altos en sodio que lo acompañan. Lo mejor para no sufrir los efectos después es mantener los niveles de agua en tu cuerpo bajo control así que no dejes de tomar agua durante todo el día. Por la noche, si puedes reemplazar un par de cervezas por una botella de agua tampoco estaría de más.

3. Come algo antes de salir

A la “bajona” después de beber ya la conoces y sabes que es más fuerte aún si es que no has comido nada durante horas. Por eso, antes de salir de fiesta, come algo ligero. Lo bueno de hacerlo en casa es que puedes hacer una elección más saludable.

(Foto: Shutterstock)

(Foto: Shutterstock)

4. No te sobrepases

Está bien que hayas decidido darte un gusto pero tampoco debes abusar. Come y toma con moderación y la cantidad que tu cuerpo pueda tolerar sin que te sientas enferma después. No es una competencia para ver quién se emborracha primero.

5. Elige las mejores opciones

Existen tragos que aportan más colorías que otros. Una copa de vino, por ejemplo, aporta unas 125 calorías, mientras que un vaso de cerveza tiene más de 140. Lo mejor quizás sea tomar tragos cortos, como el whisky o el vodka, pero no mezclarlos con gaseosas, sino tomarlos con hielo o agua. 

6. Mantente activa

A la mañana siguiente de la fiesta empieza la tarea de engreír a tu cuerpo nuevamente. Despiértate temprano y no te quedes tirada en la cama todo el día. Dale a tu organismo una buena dosis de energía y empieza a limpiarlo haciendo actividades en casa o saliendo a correr un poco. No olvides tus buenos hábitos alimenticios.

 

TAGS RELACIONADOS