Por María Esther Huamán

Cuando vamos al gimnasio en lo último que pensamos es en la apariencia de nuestra . Estamos enfocadas en quemar calorías, mantenernos ‘fit’ o tener una vida más activa. Pero, ¿qué pasa durante cada entrenamiento? Lo lógico: sudamos porque es la forma en que nuestro cuerpo elimina toxinas. En ese instante, los poros se abren y están listos para expulsar impurezas. Qué mejor momento para seguir esta lista de cuidados rápidos con los que lograrás tener un cutis más saludable. ¡Haz que ellos también sean parte de tu rutina!

Antes:

• Acude al gimnasio sin maquillarte.

• Previo a tu secuencia de ejercicios, pásate suavemente una toalla desmaquillante para remover cualquier impureza o resto de maquillaje y evitar que tus poros se obstruyan.

• De preferencia, usa toallitas sin triclosan, ingrediente antibacteriano que puede irritar o resecar el cutis.

• Considera que todo entrenamiento físico tiende a deshidratar la piel, debido a la sal que tiene la transpiración y por eso se aconseja beber agua antes, durante y después de ejercitarte.

• Si tienes la piel seca, ponte un hidratante antes de comenzar con los ejercicios.

 (Foto: Shutterstock)

(Foto: Shutterstock)

Después

• Al término de tu clase toma una ducha con agua tibia y antes de salir, enjuágate con agua fría. Eso te ayudará a cerrar los poros y evitar la pérdida innecesaria de agua.

• Puedes usar jabón hidratante para lavarte el cuerpo, pero fíjate que sea uno que no contenga demasiado perfume.

• Cada vez que te enjuagues el pelo evita que caiga champú o acondicionador sobre tu rostro ya que daña la piel.

• Para asear tu cara, usa una limpiadora facial, según tus necesidades (piel mixta o grasa).

• Si tienes la piel muy seca no uses jabón o crema limpiadora, ya que puedes resecarla todavía más. Emplea una toallita húmeda sin alcohol.

• Luego, para reponer el agua que tu cuerpo ha perdido a través de la sudoración, aplícate una loción tónica y acto seguido una crema hidratante según tu tipo de cutis y edad.

• También debes aplicarte hidratantes especiales para manos (que están en constante contacto con diversos objetos) y pies (que soportan todo el peso de nuestro cuerpo).

• Para evitar callos en pies y manos, debes exfoliarlos una vez cada diez días. Mantenlos lindos llevando las uñas cortas y, si vas a pintártelas, usa esmaltes de buena calidad.

• La ropa ajustada, la fricción, el sudor y los aceites naturales de la piel pueden generar brotes de acné en el cuerpo, principalmente en la espalda. Evítalo exfoliándote con una loción de baño que contenga ácido salicílico en cada ducha después de los ejercicios.

• Para combatir los granitos, busca ropa deportiva transpirable, que te mantenga fresca y alejada del sudor.

• ¿Moretones? Aplica una crema con vitamina K, te ayudará a aclarar la zona y darle un mejor aspecto.

(Foto: Shutterstock)

(Foto: Shutterstock)

Tip:

Cuando sientas que te falta energía, huele una loción o aceite de menta, te ayudará a recuperarte. Y si en algún momento tienes los músculos adoloridos aplica una crema de árnica.

 

TAGS RELACIONADOS