La ansiedad se presenta como un mecanismo de adaptación frente a posibles peligros del entorno. Es por ello, que los niños no son ajenos a sufrir los síntomas de este trastorno, más aún cuando nos encontramos en el marco de una pandemia y el confinamiento. (Foto: Shutterstock)
La ansiedad se presenta como un mecanismo de adaptación frente a posibles peligros del entorno. Es por ello, que los niños no son ajenos a sufrir los síntomas de este trastorno, más aún cuando nos encontramos en el marco de una pandemia y el confinamiento. (Foto: Shutterstock)
Redacción EC

La se presenta como un mecanismo de adaptación frente a posibles peligros del entorno. Es por ello, que los no son ajenos a sufrir los síntomas de este trastorno, más aún cuando nos encontramos en el marco de una y el confinamiento. Esto, se puede ver reflejado en conductas como temores, sentimientos de inseguridad, angustia y dificultad para concentrarse, así como también en respuestas fisiológicas como el insomnio y la inquietud motora.

MIRA: ¡Hora de dormir! 10 consejos para conciliar el sueño por las noches

Para aclarar el panorama, y brindar datos clave que pueden aminorar el impacto de los síntomas de ansiedad en los niños, conversamos con la doctora Liliana Tuñoque, psicoterapeuta de la Clínica Internacional.

“Las manifestaciones clínicas de los trastornos de ansiedad en niños varían en función de su edad y de su desarrollo cognitivo y emocional. La cuarentena ha incrementado los casos de ansiedad infantil, el miedo a salir y a ser contagiados. Los niños perciben la preocupación de sus padres por la crisis sanitaria, económica y social que están generando esta pandemia, y, en muchos casos, son los padres quienes transmiten esta ansiedad a sus hijos”, indica la experta.

MIRA: Cinco consejos para cuidar la salud mental durante el confinamiento

Para manejar esta situación, ella recomienda prestar atencion a las conductas de los más pequeños, y en el caso que se agudicen, acudir a la ayuda de un profesional. Sin embargo, hay algunas actividades que como familia se pueden incluir en el día a día, con el fin de calmar los síntomas de la ansiedad infantil. Aquí te las contamos:

1. Crear espacios creativos en casa

Ante la situación en la que nos encontramos por la pandemia de la COVID-19, la creación de espacios dentro de la casa puede convertirse en un refugio emocional que ayuda a generar un lugar seguro para los hijos. En ese sentido, se recomienda realizar actividades lúdicas, armar rompecabezas, practicar juegos de mesa como: bingo, charada, adivinanzas, ajedrez. Utilizar lo que tengamos a la mano, no es necesario invertir dinero, se trata de compartir tiempo y espacio con nuestros hijos.

2. Dejar fluir su mundo interno a través del arte

Toda expresión artística ayuda a disminuir la ansiedad infantil. El arte en sí es una técnica terapéutica donde el niño expresa su conducta a través de sus dibujos, pinturas o trazos. Para estas actividades, los niños pueden usar masas, plastilinas, acuarelas, temperas, crayolas; todo lo que permita al niño dejar volar su creatividad y volcar su mundo interno hacia afuera. En esta búsqueda de la libertad emocional es importante el acompañamiento de sus padres, el intercambio de ideas, opiniones o sugerencias hace que a actividad sea compartida.

3. Ayudarlos a entender la situación actual

Para ayudar a los hijos a sobrellevar emocionalmente la cuarentena, necesitamos dejar de decirles que terminará pronto. Para ellos, la palabra pronto significa algo más inmediato que para lo adultos, especialmente si no cuentan con toda la información sobre cómo se ha desarrollado la pandemia y cómo ha afectado a toda la población. Es importante, explicarles la situación actual sin exagerar ni alarmarlos. Evitar en lo posible transmitir nuestros propios temores o preocupaciones, porque ellos son más vulnerables y propensos a presentar trastornos de ansiedad y miedo.

4. Establecer horarios para cumplir deberes y también relajarse

Establecer rutinas o hábitos en los niños les da mucha estabilidad y seguridad emocional. Tratemos en lo posible establecer una organización dentro de casa para hacer las tareas del colegio, tener ratos libres, jugar, ver televisión, entre otras actividades sin caer en el error de ser demasiados obsesivos con los horarios. Seamos flexibles con nuestros hijos, su rendimiento escolar es importante pero también lo es su salud emocional.

5. Ayudar a socializar con el exterior

La falta de espacios donde los niños puedan socializar es uno de los problemas más serios que dificulta su desarrollo psicosocial durante la cuarentena. En ese contexto, es necesario hacer uso de recursos tecnológicos para ayudar a los hijos a conectarse y reunirse con sus amigos, compañeros y familiares virtualmente bajo la supervisión de un adulto y en una plataforma segura. Si bien esta comunicación en tiempo real no supera a la presencial, sigue representando un recurso importante para mantener su salud mental, habilidades de comunicación y mejorar la convivencia.

6. Diseñar mini rutinas en casa

Además de los deberes escolares, los de casa y el ejercicio, tener una agenda y un conjunto de actividades ayuda a mantener sus mentes positivas después de llevar un día agitado por las actividades del colegio y el encierro. Se recomienda que los padres involucren a sus hijos en las actividades del hogar, hacerlos partícipes en la selección de pequeñas rutinas como saltar soga, bailar, cantar, idear la manera de poder movernos, acciones importantes para satisfacer las necesidades psicológicas y emocionales de la familia y, disminuir la ansiedad .

VIDEO RECOMENDADO

7 aplicaciones para relajarse y conservar la calma en tiempos de crisis

TE PUEDE INTERESAR