(GEC)
(GEC)
Redacción EC

El aumento de temperatura, la exposición al sol por periodos prolongados y permanecer en lugares con poca ventilación, pueden ocasionar un . Este trastorno se produce cuando el cuerpo pierde agua y sal, manifestándose principalmente con malestar general y aumento de la temperatura corporal. Si no es tratado a tiempo hasta podría causar la muerte.

Otro síntomas que presenta el golpe de calor son: náuseas, mareos, dolores musculares, dolor de cabeza, temperatura corporal, piel rojiza (caliente), respiración y frecuencia cardíaca acelerada, alteración del estado mental o comportamiento, y ausencia de sudor.

Según los especialistas de la '’ podemos prevenir esta trastorno siguiendo estas recomendaciones.

1. Hidrátate constantemente: Se recomienda beber dos litros de agua a diario. Esto asegurará que tu metabolismo funcione de manera óptima, la sangre fluya y el oxígeno llegue a todas las células del cuerpo.

2. Mantente en lugares frescos o bajo sombra: Si te encuentras en casa o ambientes cerrados, es preferible que tengas un ventilador para generar corriente de aire y evitar el aumento de temperatura. Por otro lado, si estás en la calle, evita exponerte directamente al sol entre las 10 a.m. y las 3 p.m., pues la radiación ultravioleta se intensifica mucho más durante este periodo.

3. Ten una buena alimentación: Estudios a nivel mundial han demostrado que una correcta nutrición defiende nuestra piel de la radiación solar. Por ello, es sumamente importante una dieta balanceada donde se incluyan frutas, verduras y alimentos ricos en agua, estos serán los mejores aliados para hidratar tu cuerpo naturalmente.

4. Acude con un especialista: Antes estos síntomas, es necesario que visites a un médico de confianza. Es importante, además, recordar que la exposición al sol puede causar enfermedades como el cáncer de piel, por ello hazte mínimo una vez al año un chequeo preventivo.

5. Aplícate el bloqueador 30 minutos antes de salir de casa: El protector solar se aplica, al menos 30 minutos antes de la exposición, pues es el tiempo que tardan los filtros químicos en actuar (entre 20 y 30 minutos). Las zonas más importantes son rostro, cuello y brazos, sin olvidar todas las zonas del cuerpo expuestas a los rayos UV.

6. Usa accesorios de protección solar: Sombreros de ala ancha y gafas de sol con filtro UV 400, dado que los ojos podrían sufrir severos daños como quemaduras en las córneas, cáncer a los párpados y cataratas en el caso de los adultos mayores.

7. Utiliza ropa ligera y apropiada: Usa ropa con manga larga y de preferencia con colores claros ya que protegen más del sol, y que sea muy holgada para evitar insolación.