Vive mejor: Ocho consejos prácticos para evitar la anemia
Vive mejor: Ocho consejos prácticos para evitar la anemia
Redacción EC

La principal causa de la anemia es deficiencia de hierro en el organismo y si es que no se previene o trata a tiempo, puede ocasionarte problemas irreversibles en el desarrollo físico y mental, más aún en los niños.

La nutricionista Milagros Agurto nos da algunos consejos para evitar este mal. Anota:

1. Dieta variada. Para combatir y evitar la anemia la dieta se debe basar en alimentos ricos en hierro acompañados de cereales o tubérculos, ensalada y frutas.

2.  Es necesario incluir en nuestras comidas alimentos de origen animal ricos en hierro como sangre de pollo, bazo de res, relleno, carnes (res, pollo, pescados y otras variedades); y alimentos de origen vegetal como espinaca, diferentes variedades de quinua, lentejas, frejoles, entre otros.

3. Mayor asimilación. Se recomienda elegir alimentos de origen animal como carnes, pescados, la sangrecita y demás; porque es un hierro que el cuerpo utiliza mucho mejor.

. Los alimentos vegetales ricos en hierro (lentejas, espinacas, etc.) deben acompañarse con una fuente de vitamina C como el jugo de limón, tomate, papaya, etc., para que aumente la absorción del hierro.

5. Ir al médico. Para detectar la anemia es necesario no descuidar tus evaluaciones médicas periódicas. Mediante de un examen de sangre podrán determinar  la cantidad de hemoglobina en tu sangre y si tienes o no anemia.  Es muy importante asistir a consulta para que sea el médico y el nutricionista quienes determinen la mejor manera de tratar al niño.

6. En los bebés, la  es clave. La leche materna tiene un hierro de gran absorción, por eso es muy importante mantener la lactancia materna exclusiva los primeros seis meses de vida y continuarla con la hasta los 2 años.

7. Cuerpo sin parásitos. Otra medida importante es descartar periódicamente la parasitosis. Ayudarán los buenos hábitos de limpieza como lavarse las manos y cocinar bien los alimentos.

8. Ideas creativas. Para hacer más atractivos los alimentos podemos preparar recetas que sean ricas en hierro. Es cuestión de investigar e innovar.