Billie Eilish en el Festival Austin City Limits, en octubre del año pasado. (Foto: AFP)
Billie Eilish en el Festival Austin City Limits, en octubre del año pasado. (Foto: AFP)
Celeste Pérez

La cantante y compositora estadounidense -de solo 18 años- ha hecho historia en los luego de llevarse a casa cuatro de los principales premios de la ceremonia con su disco “When we all fall asleep, where do we go”, y el popular single “Bad Guy”. En la alfombra roja del evento, la joven estrella de la música brilló con un look firmado por Gucci, del estilo ‘pijama’ al que nos tiene acostumbrados, con acentos de color verde que bien iban a juego con su melena desordenada.

En sus conciertos mantiene siempre la misma línea: una camisa larga o polera holgada (de firmas top como Gucci y Louis Vuitton), pantalones de estilo cargo o bermudas, zapatillas gruesas (chunky) y gafas de sol para cerrar con el look. ¿El mantra? mostrar menos para ser más. Y Billie Eilish tiene una buena razón al respecto.

Billie Eilish en la alfombra roja de los Premios Grammy 2020 con atuendo firmado por Gucci. (Foto: AFP)
Billie Eilish en la alfombra roja de los Premios Grammy 2020 con atuendo firmado por Gucci. (Foto: AFP)

Desde sus inicios, la artista siempre ha luchado por ser transparente tanto en sus entrevistas como en las letras de sus canciones. De hecho, en repetidas ocasiones ha conversado con los medios -y también en redes sociales- sobre los issues que ha atravesado desde muy temprana edad. Depresión, auto lesiones y un intento de suicidio son algunos de estos fantasmas. “No quiero ser demasiado oscura, pero hubo una época en la que verdaderamente no pensé que fuese a llegar a los 17 años”, confesó Billie en una entrevista con Gaile King, haciendo referencia a un episodio que vivió en un hotel de Berlín. “Estaba sola en la habitación y recuerdo que había una ventana justo ahí y yo... Dios, recuerdo echarme a llorar porque estaba pensando en que... la forma en la que iba morir era haciéndolo yo misma”, sumó.

Para Billie Eilish, vestir holgado es una herramienta contra la sexualización a la que se ven expuestas de manera casi inevitable todas las estrellas en el mundo del entretenimiento. Si están delgadas o gordas; si sus brazos son anchos o sus piernas muy esbeltas. Si el vestido es sentador o no; o si tal vez el escote muestra más de lo adecuado. ¿Pero, qué es realmente aceptado en una industria donde la perfección parece ser una determinante para el éxito?

La popular cantante ha logrado alejarse de este estándar con looks que muchos especialistas han bautizado como ‘pijameros’, que le sirven como escudo a toda clase de expresiones de body / slut shaming en redes sociales. Sin embargo, todo ello resulta casi inevitable con el impacto y persecución de los paparazzis, quienes en junio del año pasado captaron a la estrella con una camiseta ajustada en medio de un tumulto, y la expusieron en cuestión de segundos a comentarios machistas en Twitter, sin importanles que en ese tiempo aún se trataba de una menor de edad.

Este hecho no solo sirvió para corroborar lo que Billie creía, sino también para debatir sobre la cosificación de los cuerpos femeninos desde edad temprana. Ello también ha servido como inspiración para que cientos de jóvenes se sinceren en redes sociales, compartiendo sus propias experiencias acerca de cómo también han sido juzgadas por su físico las veces que han llevado alguna prenda ceñida al cuerpo.

Aunque todo apunta a que Billie Eilish continuará luciendo prendas de estilo ‘maxi’ firmadas por Gucci, Fendi, Louis Vuitton y Off White como gusto personal, es importante tener en claro que su objetivo no es marcar una tendencia, sino más bien evitar la sexualización de su físico.