US media personality Kim Kardashian West arrives to attend the amfAR Gala New York at Cipriani Wall Street in New York City on February 6, 2019. (Photo by ANGELA  WEISS / AFP)
US media personality Kim Kardashian West arrives to attend the amfAR Gala New York at Cipriani Wall Street in New York City on February 6, 2019. (Photo by ANGELA WEISS / AFP)
Redacción EC

, la celebridad del momento, reconoció que a través de los años ha cambiado mucho en su estilo. Ella ha pasado por una evolución fashion muy evidente de la cual todos los medios estuvieron pendientes. Ahora, ella impone la moda y cualquier prenda, peinado o accesorio que lleve todas lo querrán tener. De igual forma sucede con sus hermanas menores Kendall y Kylie Jenner.

En un reciente video de Vogue se muestra un libro de 21 looks que van desde el año 2006 hasta la último Met Gala. Por un lado, están las prendas en las que no acertó y de las cuales siente vergüenza. Por ejemplo, está el caso de un vestido rojo que uso para la fiesta de la primera temporada de “Keeping up with the Kardashians”.

Ella comento: “Compre el vestido en Dash dejé la etiqueta puesta, y luego la devolví. Era del diseñador Foley, creo. Yo trabajaba de cajera, siempre lo recuerdo. Los zapatos eran de Jimmy Choo, pero los pendientes y la pulsera, creo que los hice yo. No sé por qué me puse ese labial, esas sombras, ese pelo, ese vestido, esas joyas y esa manicura francesa. Obviamente me parece lo peor, pero yo que sé, me río de ello y pienso: “ay dios, era tan mona, no tenía ni idea”. Luego dice: “Este es probablemente, uno de los peores looks de mi vida”.

Por otro lado, otro de los momentos más especiales para Kim fue el día en que apareció por primera vez en la portada de Vogue junto a Kanye. Recuerda que hizo las fotos en la casa de su madre. A partir de ello, la gente empezó a tomarla en cuenta en el mundo de la moda. Lanvin y Alber Elbaz le regalaron el vestido y zapatos después de la sesión de fotos.

Finalmente, uno de sus últimos looks fue el que uso en el Met Gala del 2019. Fue cuando inicia su relación con la firma Manfred Mugler. Para ese diseño se tuvo una visión de efecto húmedo y goteante como si saliera del océano directo a California. Por el lado del peinado, lució el cabello suelto con un efecto ‘wet’ donde todo parecía gotear. Comenta respecto del diseñador: “Él es un genio y haber conseguido trabajar con él fue un sueño hecho realidad”.