Redacción EC

Perder a un ser querido es una situación complicada para todos. La idea de saber que no estará más a nuestro lado para compartir juntos es difícil y muchos buscamos la manera de sentirnos cerca de esa persona.

Las fotografías son una forma de sentir su compañía pero una empresa de joyería suiza quiso llevarlo más allá. Desde hace 10 años,  se especializa en la creación de diamantes funerarios hechos con parte de las cenizas de nuestros familiares fallecidos.

En su página web explican que de los 2.5 kilos de ceniza que se producen durante la cremación de una persona, se requieren 500 gramos par tener la cantidad suficiente de carbono y crear un diamante luego de un tratamiento especial para cristalizarlo.

El precio mínimo del diamante más simple es de aproximadamente 4500 dólares. Ellos entregan el diamante en una caja y tú puedes incorporarlo en cualquier pieza de joyería hecha a la medida. De esa forma, siempre tendrás cerca a esa persona que tanto significó en tu vida.