Redacción EC

A Sarah Jessica Parker le cayó como anillo al dedo el personaje de Carry Bradshaw. Interpretar a la fashionista de Sex and the City durante seis años sirvió para que la actriz termine de consolidar su buen gusto. 

Es la imagen de famosas tiendas, tiene su propia , ha recibido honores de distintas asociaciones de moda y diseño, encabeza toda lista fashionista aún así, Sarah Jessica Parker dice no ser un ícono de la moda.

Por eso, el año pasado cuando Sarah Jessica Parker estuvo en nuestro país declaro a El Comercio: "Yo no doy consejos de moda. No creo que deba. Creo que son ustedes quienes deben tomar sus propias decisiones. Esto lo digo todo el tiempo. Lo que está bien para mí, no necesariamente está bien para ti. Cada una de las personas que están en esta sala, por ejemplo, luce diferente. Y está bien que sea así, porque cada uno de ustedes es lo que quieren transmitir. Sean quienes quieran ser".

Bien dicho. Aún así un poco de inspiración de una maestra del estilo no está mal.