El algodón pima y tanguis, son solo algunas de las materias que Grecia Díaz emplea para sus piezas, que además son confeccionadas a mano por artesanos peruanos, haciendo de cada una un trabajo delicado y único. (Foto: Difusión)
El algodón pima y tanguis, son solo algunas de las materias que Grecia Díaz emplea para sus piezas, que además son confeccionadas a mano por artesanos peruanos, haciendo de cada una un trabajo delicado y único. (Foto: Difusión)
Redacción EC

Además de ser la directora creativa detrás de la marca Rafaella Orellana, Grecia Díaz es también una mamá apasionada por el arte y la en el Perú. No por nada, se animó a crear una marca de ropa para apostando por las fibras naturales y materiales de su país, que se materializó en diseños cómodos y adorables.

MIRA TAMBIÉN: Moda: ¿por qué deberías invertir en un par de zapatillas blancas?

El algodón pima y tanguis, son solo algunas de las materias que emplea para sus piezas, que además son confeccionadas a mano por artesanos peruanos, haciendo de cada una un trabajo delicado y único.

A lo anterior, se suma su más grande inspiración, quien está detrás del nombre de la marca. Grecia Díaz tomó como punto de partida el amor hacia su hija Rafaella, para materializar el sueño de configurar piezas para niños y niñas con la calidad y el cuidado que se merecen. Como por ejemplo, el caso del algodón pima, recurso que se caracteriza no solo por su suavidad, sino también por sus beneficios hipoalergénicos.

MIRA TAMBIÉN: Camille Defago y Jessica Butrich: diseñadoras peruanas se unen en la colección más colorida del verano


“La moda es la segunda industria más contaminante a nivel mundial y, si consideramos el impacto del fast fashion en los últimos años, con la tendencia de “uso y deshecho”, se puede ver que hay un problema”, comenta la diseñadora acerca de la línea que aborda su marca: ser sostenible.

“La sostenibilidad va mucho más allá que usar recursos más duraderos y de buena calidad (lo que le brinda un mayor tiempo de vida a las prendas), sino es un reto que involucra toda la cadena productiva: material, logística, personal, transporte, packaging, etc. En nuestro caso, tratamos de sacarle el mayor provecho a la tela, aprovechando la merma para crear nuevos productos, así como también al packaging y estampado de nuestras prendas, los cuáles son de materiales ecoamigables, concluye.

MIRA TAMBIÉN: Zsa Zsa World: descubre esta original colección de ropa de verano para tu mascota

Hoy por hoy, Rafaella Orellana también ha sumado nuevas actividades como marca, entre las que destaca la de crear comunidad con más mujeres, madres de familia y emprendedoras. “Más allá de ser una marca de indumentaria para niños, hemos creado una comunidad de mujeres y madres, dónde se busca empoderarlas y no sólo ofrecerles productos. A través de nuestro nuevo canal de venta por catálogo, buscamos empoderar a las madres de familias a poder generar un ingreso extra y crecer de la mano con Rafaella Orellana, damos charlas con profesionales en diferentes ramas para que de esta manera ellas puedan seguir nutriendose de conocimientos y saliendo adelante”, comenta Díaz.

El proyecto, bautizado como “Consultoras RO”, es un piloto de venta por catálogo de la marca que impulsa el crecimiento de todos sus colaboradores. De tal manera que pueden capacitarse y especializar sus conocimientos a medida que avanzan con la marca. Para obtener más información, puedes visitar su página web

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

TE PUEDE INTERESAR: