Redacción EC

La gran protagonista de la fue Barbie. La colección de la marca Moschino, diseñada por Jeremy Scott, tuvo a la conocida muñeca como principal inspiración.

En el segundo día de la Semana de la Moda en Milán, Moschino transformó a todas sus modelos en Barbies, poniéndoles rubias cabelleras y vistiéndolas con ropas de extravagantes colores como el azul, verde, rosado, naranja, amarillo y dorado.

Entre los principales diseños de Moschino, se pudieron ver vestidos con estampados de corazones, trajes cortos, minifaldas, tops combinados con cinturones anchos a la cintura, zapatos de tacón, entre otros.

Los complementos utilizados por Scott fueron grandes aretes y pulseras con el símbolo de la paz, zapatos de charol, lentes para sol color rosa, y lazos atados a la cabeza.