(Foto: Instagram @Oscardelrenta)
(Foto: Instagram @Oscardelrenta)
Luciana Villegas

sigue presente. Pese a su partida seis años atrás, el diseñador dominicano dejó un legado difícil de pasar por alto. Sus piezas- siempre coloridas, voluminosas y con la cintura ceñida- están inspiradas en la sensualidad de la mujer latina, a la que el conocía muy bien. Aunque cuando inició su camino, en el Nueva York de 1965, le fue difícil compartir esta visión de mujer con sus clientas (muchas de ellas americanas y europeas), durante más de 50 años de carrera el artista unió fuerzas para lograrlo. Hoy, se le recuerda como uno de los diseñadores que visibilizó a la mujer latina en la industria de la .

MIRA: La moda en tiempo de crisis: ¿es válido hablar de estilo en la nueva normalidad?

Pupilo del mismísimo Balenciaga y ayudante de Antonio del Castillo en Lanvin, el diseñador aprendió de los mejores. Aunque no estudió diseño de moda, de hecho su primer acercamiento al arte fue hacia la pintura en la Real Academia de Bellas Artes de Madrid, De la Renta no demoró en destacar en la industria. Su primer gran acierto fue haciendo ilustraciones de ropa para pequeñas empresas. Francesa Lodge, actriz y bailarina italiana de la década, se volvió fanática de sus obras y decidió encargarle un vestido para su hija. La pieza fue portada de la revista LIFE, y eso fue todo lo que bastó para que el nombre del dominicano se hiciese famoso en la industria.

A finales de la década de los sesenta, el artista dominicano apostó por abrir su propio negocio. Así empezó su marca homónima, establecida en Nueva York. Desde entonces, el nombre de “Oscar de la Renta” se asocia con la finura de la moda europea y la sabrosura de la latina. Es justamente esa mezcla perfecta el sello de la firma. Sus creaciones destacan por ser sofisticadas y de siluetas clásicas, pero también coloridas y sensuales. Una celebración a la sensualidad latina. Guiños como las cinturas ceñidas, los estampados caribeños o los volúmenes forman el ADN de la marca.

MIRA: Moda: 4 firmas que hicieron referencia a la pandemia en sus últimas colecciones | FOTOS

El trabajo del diseñador dominicano ha sido vital para visibilizar a la mujer latina en la industria de la moda. Debido a sus creaciones- y a la de otros grandes nombres como el de Carolina Herrera- la esencia latina trascendió fronteras y llegó hasta las capitales de la industria de la moda. La sofisticación pero también la sensualidad, alegría y modernidad latina se hizo oír. Y no pasó mucho para que las mujeres se sintieran cautivadas por dicho estilo. En su trayectoria celebridades como Penélope Cruz, Sarah Jessica Parker o Cameron Diaz; hasta personalidades como Nancy Reagan y Hillary Clinton han llevado sus piezas. De hecho, Oscar de la Renta es recordado- entre muchas otras cosas- por ser el diseñador de las primeras damas de Estados Unidos. Las vistió a todas, hasta su fallecimiento debido a un cáncer en el 2014.

Además de crear un referente de moda latina para todas las mujeres, De la Renta también abrió el camino para los artistas de esta parte del mundo. Fue el primer diseñador latino en trabajar en una casa de moda francesa (Balmain), además de ser de los pocos en consolidar una firma que se convirtió en un imperio en nada más y nada menos, que una de las ciudades más competitivas en la industria, como lo es la Gran Manzana. Así, sentó las bases de una industria más inclusivas donde; cada vez más, los grandes nombres latinos resuenan y hacen historia.

Hoy la firma sigue vigente, bajo el mando de Laura Kim y Fernando García. El dúo mantiene la esencia de la casa, vistiendo a una mujer elegante y femenina. Las cuotas de color, los lazos prominentes y los volantes no faltan, así como las siluetas clásicas y las cinturas marcadas. Entre sus últimos aciertos, destaca la línea de vestidos de novia 2020; una para todas las ocasiones. Pensada en las novias más elegantes; pero también en las sencillas. Una colección versátil, uno de los sellos que dejó el gran caballero de la moda.

TE PUEDE INTERESAR