De adolescentes, nos desvivíamos por amor y no nos importaba nada con tal de estar con nuestro príncipe azul. Pero conforme fuimos creciendo, nos dimos cuenta de que el amor es algo mucho más profundo que el simple hecho de “estar” con otra persona y que los vean juntos.

Con el paso de los años, descubrimos que una pareja puede convertirse en parte importante de nuestra vida. En un compañero en las buenas y en las malas que te ayudará cuando sea necesario y te hará pasarlo de maravilla cuando salen a divertirse.

Pero, ¿cómo saber cuándo nos cruzamos con un chico que vale la pena conservar o con un hombre que no amerita más que una salida casual? Te lo contamos.

 

TAGS RELACIONADOS