Los perros aprenden más rápido de lo que creemos. Seguramente tendrán más de un accidente, pero con información y disciplina lograrás tener un perro educado dentro de casa. (Getty)
Los perros aprenden más rápido de lo que creemos. Seguramente tendrán más de un accidente, pero con información y disciplina lograrás tener un perro educado dentro de casa. (Getty)
Andrea Carrión

Uno de los principales motivos por los cuales un perro de casa termina siendo desterrado a la calle, regalado o, peor aún, abandonado a su suerte, tiene que ver con las muy instintivas y temidas ‘pichi’ y pufi’.

Orinar y defecar son dos necesidades básicas que tenemos los seres vivos, pero para quienes tenemos una mascota en casa, esto se puede convertir en un grave problema si no sabemos cómo enfrentarlo.

Para Pedro Enrique , adiestrador, conductista canino y colaborador de la , educar a un perro a que haga sus necesidades donde sus humanos elijan es algo muy posible de lograr, incluso si el perro ya es adulto. Pero esto solo sucederá si se cumple con tres condiciones básicas: control de esfínteres, disciplina y mucha, mucha paciencia.

Esta imagen es ideal para quienes están educando a sus perros a hacer sus necesidades fuera de casa. (Getty)
Esta imagen es ideal para quienes están educando a sus perros a hacer sus necesidades fuera de casa. (Getty)

¿Periódico o pañal?

Desde el día 1 es indispensable designar un espacio dentro de casa en donde el perro pueda hacer sus necesidades. Puede ser sobre un pañal para perros o sobre un periódico. Saragoza prefiere el periódico porque es menos costoso y además tiene un olor muy particular que los lleva a reconocer el espacio mas rápido.

La madre

Los perros que pasan sus primeros dos meses de vida con su mamá, tienen la ventaja de la impronta, es decir la educación que les da su madre a través del ejemplo. Esto es una excelente base para empezar a incorporar dónde hacer sus necesidades y dónde no.

El primer día

Apenas llega el cachorro a casa, mostrarle el espacio que has designado para tener su cama, su plato de comida y el periódico (su “baño”).

La comida es clave

Si a tu perro lo alimentas con comida seca (bolitas o croquetas), él tomará más agua de lo normal, pues será como comerse un plato de cereal sin leche. Entonces mientras más agua tome, más necesidad de orinar tendrá. Por eso lo mejor es controlar la comida y el agua retirándola en determinados momentos. En caso extremo, lo mejor es humedecer la comida con algún caldo o puré, así el perro no tendrá que tomar tanta agua para calmar la sed que provocan la comida seca.

Unos inquietos cachorros aprendieron sobre disciplina por parte de su veterana progenitora. (Foto: Sent From Heaven en YouTube)
Unos inquietos cachorros aprendieron sobre disciplina por parte de su veterana progenitora. (Foto: Sent From Heaven en YouTube)

Designar un espacio

Será el lugar que el humano elegirá para que el perro haga sus necesidades. Ayuda mucho si le das un espacio chico en el que puedas poner su cama y su periódico. Eso le hará entender mas rápido dónde orinar o defecar pues, por instinto, no querrá hacerlo en su cama ni cerca de ésta, así que no le quedará otra que hacerlo en el periódico. Toma en cuenta que no aprenderá en un día, así que paciencia y persistencia.

Libertad

Una vez que tu perro empiece a responder en su espacio, ahí recién le das libertad de pocos para circular en ciertos sectores de la casa. Y cuando veas que aprendió a hacer en el periódico, lo sueltas por completo.

Efecto contrario

Cuidado con regañarlo si se hace la “pufi” dentro de casa porque el perro podría buscar un lugar aislado u oscuro para hacerlo a escondidas. Así no hay quién lo controle y será mas difícil que aprenda donde hacer. Incluso puede llegar al extremo de comerse su propia caca.

Ya sabes, cuidado con cuándo y cómo corriges a tu perro.
Ya sabes, cuidado con cuándo y cómo corriges a tu perro.

A la calle

El siguiente paso es que haga sus necesidades en la calle una vez que haya aprendido a hacerlo en su espacio. Aquí muchos veterinarios sugieren no sacar al perro hasta que tenga puestas todas sus vacunas. La primera vacuna se coloca al mes de nacido y la segunda vacuna al segundo mes. Saragoza cree que con dos vacunas ya puede salir, pero con cuidado.

Asociaciones positivas

Esta técnica es la mejor. Si hace en el periódico, prémialo: le hablas bonito, lo cargas o le das un ‘snack’. Esto siempre será mejor que regañarlo o castigarlo. Si hace donde no debe, lo mejor es ignorarlo. Regañar o castigar puede ser contraproducente pues hay perros que hacen “travesuras” para llamar la atención y podrían terminar orinándose en tu cama.

Dale atención

El perro debe de recibir atención por igual de todas las personas que viven en casa. De lo contrario, el que menos atención le de, podría encontrar su lado de la cama orinado o sus zapatos masticados. Eso hará el perro para llamar su atención.

WUF hizo posible que Capitán tenga que el cuidado, cariño y atención que merece. Pero su familia adoptiva también ha puesto mucho de su parte. (Foto: Andrea Carrión)
WUF hizo posible que Capitán tenga que el cuidado, cariño y atención que merece. Pero su familia adoptiva también ha puesto mucho de su parte. (Foto: Andrea Carrión)

Si hace donde no debe

Se limpia y ya está. Vinagre y bicarbonato diluidos en agua funciona bien para neutralizar los olores. Es un remedio casero económico, práctico y efectivo.

Controla los tiempos

Si tu perro come, toma agua o juega, lo más probable es que poco tiempo después le provoque orinar o defecar. Cuando está cachorro, espera a que haga en su espacio y luego le das más libertad. A medida que va creciendo, puedes sacarlo a pasear después de cada comida.

Cuidado con la cama

Es un error garrafal llevar a tu cachorro a la cama el primer día que llega a casa. Si llora mucho en la noche, busca un lugar donde esté seguro y donde no moleste a los vecinos.

El paseo es pieza clave en el proceso de aprendizaje. Y algo que no debemos de olvidar es llevar a tu perro con correa y recoger sus excretas.
El paseo es pieza clave en el proceso de aprendizaje. Y algo que no debemos de olvidar es llevar a tu perro con correa y recoger sus excretas.

Las salidas

Saca a tu cachorro temprano en la mañana. Si tienes que sacarlo cargado, mejor, hasta que aprenda. No le digas “aguanta” porque no entiende. Lo mejor es premiarlo apenas hace donde quieres que haga. El perro empezará a asociar y entender dónde es bueno y dónde es malo.

Cinco segundos, no más

El premio debe de ser entregado dentro de los primeros 3 a 5 segundos desde que haga “pichi” o “pufi”, de lo contrario tu perro no asociará por qué está siendo recompensado.

Ojo con órdenes negativas

Mucho cuidado con las malas asociaciones. Cuidado con decir ‘no’ junto al nombre de la mascota.

Alejandra y Joaquín Guerra adoptaron a Borda hace dos años y han aprendido muchísimo sobre lo que implica tener un perro adoptado. Uno de los aprendizajes es que devuelven mucho amor. (Foto: Andrea Carrión)
Alejandra y Joaquín Guerra adoptaron a Borda hace dos años y han aprendido muchísimo sobre lo que implica tener un perro adoptado. Uno de los aprendizajes es que devuelven mucho amor. (Foto: Andrea Carrión)

Saragoza ha visto demasiados casos en los que la gente devuelve o abandona perros por razones que se pueden solucionar con paciencia y educación e información.

“He tenido muchas historias de éxito. Muchos perros han logrado permanecer en casa gracias a mi ayuda y a que sus dueños han seguido mis indicaciones. He visto casos en los que ha tomado hasta 7 meses para ver resultados, pero bueno, es fundamental tener paciencia para lograr una modificación de conducta”, comenta Saragoza.

Antes de cerrar, dos reglas básicas:

* Control de esfínteres. Si el pero comió 3 veces, el perro evacuará 3 veces, es la norma. Y todo dependerá de la cantidad de comida.

* Paciencia y buen humor. Y si crees que se te está saliendo de control, busca ayuda con un especialista. ¡Buena suerte!


¿Qué es WUF?

es una asociación sin fines de lucro dedicada a la promoción de la adopción, el trabajo de concientización sobre la realidad de los perros en estado de abandono y la ejecución de proyectos que contribuyan a la construcción de un mundo mejor para todos los perros.