Contrario a lo que se pensó al inicio de la cuarentena decretada para proteger al país del COVID-19, el número de adopciones de perros y gatos superó las expectativas. (Fotos : Cortesía WUF y Misicha)
Contrario a lo que se pensó al inicio de la cuarentena decretada para proteger al país del COVID-19, el número de adopciones de perros y gatos superó las expectativas. (Fotos : Cortesía WUF y Misicha)
Andrea Carrión

No todo fue felicidad al principio. Cuando el presidente Martín Vizcarra decretó en marzo estado de emergencia y aislamiento social obligatorio en todo el Perú, uno de los grupos que entraron en pánico es el de las personas que dedican su vida a los animales sin hogar.

“¿Y ahora? ¿Quién va a querer adoptarlos?”, “Si vivimos principalmente de donaciones, ¿quién va a apoyarnos?”. Esas fueron las preguntas que, en las últimas dos semanas de marzo, se hicieron muchos albergues, hogares temporales, rescatistas y asociaciones que ayudan animales desamparados. Afortunadamente en abril todo cambió.

Loba es una de las perritas que fueron adoptadas a través de la asociación WUF luego de que su adoptante viera su foto en el portal digital de WUF y de seguir un proceso de adopción. (Foto: Cortesía WUF)
Loba es una de las perritas que fueron adoptadas a través de la asociación WUF luego de que su adoptante viera su foto en el portal digital de WUF y de seguir un proceso de adopción. (Foto: Cortesía WUF)

“Cuando se anunció la cuarentena, las postulaciones se vinieron al piso. Normalmente registramos de 35 a 45 postulaciones al mes, y en marzo apenas hubo 17 personas interesadas en adoptar perros, pero ni una sola adopción se cerró y ni una sola entrega se hizo. Había mucha incertidumbre”, comenta Andrea Suarez, encargada del proceso de adopción en WUF.

WUF es una asociación sin fines de lucro que, desde el 2015, está dedicada a la promoción de la adopción, el trabajo de concientización sobre la realidad de los perros en estado de abandono en el Perú y la ejecución de proyectos que contribuyan a la construcción de un mundo mejor para todos los perros.

Becky y Botitas pasaron un tiempo esperando que alguien se fijara en ellos y ahora tienen su propia familia. (Fotos: Cortesía WUF)
Becky y Botitas pasaron un tiempo esperando que alguien se fijara en ellos y ahora tienen su propia familia. (Fotos: Cortesía WUF)

Al tener 8 albergues afiliados, vivió de cerca la angustia de los rescatistas durante las primeras semanas de cuarentena. Pero al ver que ésta se iba alargando, empezaron a diseñar juntos nuevas estrategias y protocolos de entrega y limpieza de perros, siempre con la idea de transmitir confianza y seguridad a los potenciales adoptantes. Y el esfuerzo valió la pena.

En mayo, WUF entregó 9 perros en adopción. Y en comparación a mayo del 2019, que apenas hubo dos entrevistas a personas interesadas en adoptar, este mayo hubo 11 entrevistas.

Bolt y Valentina en casa. (Fotos: Cortesía WUF)
Bolt y Valentina en casa. (Fotos: Cortesía WUF)

“La mayoría de los adoptantes me comenta que, como ahora pasan más tiempo en casa, ya tienen más horas para dedicarle al perro. Antes escuchábamos la típica excusa ‘No hay quién se encargue del perro’, ahora dicen ‘Esta cuarentena me sirve como tiempo de prueba para que se adapte’. Eso nos cuentan a través de las videollamadas que hacemos para darle seguimiento a las adopciones y está funcionando bastante bien”, asegura Suarez.

Nacho y Tormenta. (Fotos: Cortesía WUF)
Nacho y Tormenta. (Fotos: Cortesía WUF)

Si bien estas adopciones responden a postulaciones de meses pasados, las entregas se hicieron en mayo por temas de logística. En cuanto a las entrevistas, ahora WUF está siendo un poco más riguroso para asegurarse de que haya buena química y, sobretodo, evitar devoluciones. Hacen todo el proceso por video llamada, tanto la entrevista inicial como la presentación del perro.

Malibu y Toreto. (Fotos: Cortesía WUF)
Malibu y Toreto. (Fotos: Cortesía WUF)

WUF no es la única asociación sin fines de lucro que ha adaptado sus protocolos de adopción a raíz de esta pandemia y que ha visto un aumento en sus adopciones. La , cuyo compromiso actual está enfocado principalmente en la población de gatos desamparados, también se ha sorprendido con el movimiento que han registrado en estos últimos dos meses y medio.

Tal como en la adopción de Prince y Santiago (en las fotos), la Asociación Misicha Perú tiene como requisito que todos los miembros de la familia adoptante estén de acuerdo con la adopción. (Fotos: Cortesía Misicha)
Tal como en la adopción de Prince y Santiago (en las fotos), la Asociación Misicha Perú tiene como requisito que todos los miembros de la familia adoptante estén de acuerdo con la adopción. (Fotos: Cortesía Misicha)

Si bien en marzo no hubo adopciones, entre abril y mayo hubo 14 postulaciones, una cifra muy inusual para esta asociación. Y en mayo batieron todos los records en adopciones: 6 gatos adultos adoptados y 3 gatos bebé.

“¡Eso es rarísimo!”, comentó Brigitte Díaz, presidenta de la Asociación Misicha Perú. “Nuestro mayor reto es lograr que nuestros gatos adultos sean adoptados y se dio. Este mes hasta hemos tenido la opción de elegir adoptantes”, agregó.

Blondie, de 1 año y medio de edad, y Celeste de 1 año y medio también. (Fotos: Cortesía Misicha)
Blondie, de 1 año y medio de edad, y Celeste de 1 año y medio también. (Fotos: Cortesía Misicha)

La Asociación Misicha Perú tiene como objetivo fomentar el respeto por los animales en general y en particular los animales de compañía en situación de abandono. Sin embargo, actualmente su principal foco es encontrarle dueño o familia a aquellos gatos que aún no tienen un hogar.

“La mayoría de los postulantes nos decía que como ahora pasan más tiempo en casa, ya pueden estar presente en la adaptación del gato. Y al explicar por qué buscaban gato adulto, respondían ‘Queremos que ya sepa comer sus croquetas, usar su arenero y que no destroce los muebles’. Sin duda la cuarentena ha jugado a favor de estos gatitos”, señala Díaz.

Kelly, de 2 años de edad, y Luna de 2 años también. (Fotos: Cortesía Misicha)
Kelly, de 2 años de edad, y Luna de 2 años también. (Fotos: Cortesía Misicha)

Otro factor que ha ayudado mucho en ambos procesos, tanto en WUF como en Misicha, es haber tenido a todos estos perros y gatos listos para ser adoptados. Es decir, esterilizados, vacunados, desparasitados, sin pulgas y algo fundamental en el caso de los gatos, con descarte de sida y leucemia felino (VLFE).

*Si estás interesado/a en adoptar un perro o un gato, puedes ponerte en contacto con WUF ingresando a o a través de sus páginas en o .

*Para conocer más de Misicha, ingresa a su página de Facebook