Charlie y Sherry Sewall junto a Lea, a quien adoptaron a través de WUF en octubre del 2019. (Foto: Cortesía Sherry Sewall)
Charlie y Sherry Sewall junto a Lea, a quien adoptaron a través de WUF en octubre del 2019. (Foto: Cortesía Sherry Sewall)
Andrea Carrión

Para la gran mayoría de personas, el anuncio de cuarentena trajo preguntas cómo ‘Qué pasará con mi trabajo?’, ‘¿Qué haremos con los chicos y el colegio?’, ‘¿Cómo sobreviviremos tantos días sin salir de casa?’, etcétera. Para Sherry y Charlie Sewall la gran pregunta fue “¿Cómo haremos para llevarnos a Lea con nosotros?”.

El estado de emergencia declarado debido al COVID 19 alteró las vidas y planes de, literalmente, todo el mundo, y en el caso de esta pareja de ciudadanos estadounidenses, el cambio pasó por una mudanza temporal.

Charlie trabaja en la Embajada de los Estados Unidos en Lima y cuando le informaron que debía dejar el Perú hasta nuevo aviso, su perrita Lea fue de los primeros asuntos que vinieron a su mente.

Sherry y Charlie creen que Lea tenía 1 año y medio aprox. cuando la adoptaron.
Sherry y Charlie creen que Lea tenía 1 año y medio aprox. cuando la adoptaron.

Él y su esposa Sherry apenas la habían adoptado en octubre del año pasado y se encariñaron con ella muy rápido. Dejarla en Lima no era una opción, pero las primeras noticias no fueron muy alentadoras.

“Cuando la gente en la embajada empezó a irse, nos dijeron que no había garantías de que nuestras mascotas pudieran venir con nosotros”, recuerda Charlie.

Era inicios de abril y a esas alturas todo lo relacionado con el coronavirus , el aislamiento social obligatorio y los vuelos humanitarios eran una novedad.

“La situación la veía más o menos estable y pensé ‘Si no puedo llevar a Lea, me quedo’. Estaba decidida”, recuerda Sherry.

Ella y su esposo habían puesto mucho esfuerzo y amor en esta adopción. Su última perra, Maggie, la habían adoptado en el 2012, cuando vivieron en Etiopía, pero luego de fallecer, Charlie y Sherry se dieron un tiempo sin perros. Luego se mudaron a México y fue ahí donde empezaron a sentir la falta de una mascota en casa.

Lea se adaptó bastante rápido al hogar y estilo de vida de Charlie y Sherry Sewall.
Lea se adaptó bastante rápido al hogar y estilo de vida de Charlie y Sherry Sewall.

“Esto fue a mediados del 2019, poco antes de venir a Perú, así que solicitamos un lugar para vivir en el que aceptaran mascotas y una vez en Lima, empezamos a averiguar para adoptar un perro”, comenta Sherry.

Un día, paseando por un parque, se toparon con una feria de adopción de perros, pero los ofrecían sin esterilizar y sin certificado médico ni de vacunas. Eso no les gustó y decidieron seguir buscando.

Luego, conversando con su amiga Jody, se enteró que había adoptado a un perro a través de WUF y ahí empezó todo.

es una asociación sin fines de lucro dedicada a la promoción de la adopción, el trabajo de concientización sobre la realidad de los perros en estado de abandono y la ejecución de proyectos que contribuyan a la construcción de un mundo mejor para todos los perros.

Charlie y Sherry tienen 2 hijos y consideran a Lea su "baby dog" (perrita bebé).
Charlie y Sherry tienen 2 hijos y consideran a Lea su "baby dog" (perrita bebé).

“Me gustó que los entregan certificados y esterilizados, y que sean tan meticulosos sobre quién adopta. Nos hicieron muchísimas preguntas como ‘¿Dónde dormirá?, ‘¿Tendrá un lugar para su comida?’, ‘¿Lo sacarán a pasear’?... Por la cuarentena, no pudieron venir a casa, pero hicimos un tour virtual para validar el lugar. Solo quieren asegurarse de que el perro vaya a un hogar estable y seguro”, agrega Sherry.

Luego esta pareja fue al albergue a conocer a su nueva mascota. Les presentaron tres perros, pero la química fue casi instantánea con Lea.

“Todos tenían una gran personalidad, pero Lea era más para nosotros. Una perrita muy dulce. Una de las cosas que nos gustó de ella es que no estaba demasiado entusiasmada de vernos. En la visita permaneció sentada y solo se acercaba de vez en cuando. Muy tranquila”, dice Charlie.

Lo pensaron y le confirmaron a WUF que Lea era la elegida. Les gustó además que no fuera cachorra. Pocos días después, Lea llegó a su casa con camita y todo, y no tardó en entender que ese sería su nuevo hogar.

En Florida, los Sewall descubrieron que Lea tiene instinto de cazadora pues ahí hay más vida salvaje en la ciudad, y también notaron que le teme a las tormentas.
En Florida, los Sewall descubrieron que Lea tiene instinto de cazadora pues ahí hay más vida salvaje en la ciudad, y también notaron que le teme a las tormentas.

“Inmediatamente supo que su cama era su cama. Le puse la correa y nos fuimos al parque. Caminó muy bien. Solo le tomó un par de noches relajarse por completo y descansar. Se adapto bien rápido y nosotros a ella”, dice Sherry.

Hoy Charlie, Sherry y Lea viven en Pensacola, Florida. No saben cuándo volverán a Lima, solo saben que hicieron lo correcto al llevarla.

“Siento que hubiéramos perdido su confianza si la dejábamos en Lima. No hubiéramos sabido si estaba bien o si hubiera sentido que la abandonamos. Estamos muy agradecidos de tenerla con nosotros”, agrega Sherry.

Sherry y Charlie disfrutan mucho de sus salidas con Lea y sus paseos rodeados de naturaleza.
Sherry y Charlie disfrutan mucho de sus salidas con Lea y sus paseos rodeados de naturaleza.


¿Quieres ponerte en contacto con WUF? Puedes hacerlo ingresando a su página web o visitándolos en sus redes, en sus páginas de e