Foto: Priscilla Du Preez/Unsplash
Foto: Priscilla Du Preez/Unsplash
María Alejandra López

Aunque varios dibujos animados y películas nos han presentado a los perros y a los gatos como eternos enemigos, lo cierto es que canes y felinos pueden convivir en total armonía en el mismo hogar.

Al respecto, conversamos con Micaela Vizquerra, veterinaria y fundadora de , centro dedicado a la salud física y psicológica de las mascotas, para saber cómo hacer más sencillo el proceso de adoptar a un perro si tenemos un gato en casa.

Foto: Chewy/Unsplash
Foto: Chewy/Unsplash

¿Qué acciones previas a adoptar un perro nos recomiendas realizar si tenemos un gato en casa?

Es importante que el gato esté bien de salud, que no sea extremadamente nervioso, y que la introducción sea lenta para que sienta la “invasión” lo menos posible. También debemos asegurarnos que tenga lugares altos para trepar e, igualmente, que sus platos y arenero se encuentren fuera del alcance del perro para que pueda llegar sin tener que pasar cerca.

Días antes, incluso, se puede introducir alguna manta que tenga el olor del perro para que el gato se vaya familiarizando. También podemos usar productos como , este contiene una réplica de la feromona que los gatos liberan para que se sienten tranquilos en su territorio (se conecta a los enchufes y la feromona se libera a través de un spray).

También es recomendable adoptar un perro adulto que no tenga interés por los gatos. De lo contrario, es importante que el perro esté cansado antes de ingresar a la casa por primera vez (podemos darle varias vueltas al parque antes de traerlo).

Una vez cansado, hay que hacerlo entrar a la casa, pero no dejar que vaya a los lugares favoritos del gato. Tampoco puede buscarlo de inmediato. Y hay que premiar, tanto al perro y al gato, por buenos comportamientos para que lo vean como algo positivo.

Foto: Tim-Oliver Metz/Unsplash
Foto: Tim-Oliver Metz/Unsplash

¿Deben conocerse poco a poco o la convivencia puede darse rápidamente?

Esto varía según el carácter de ambas mascotas... Hay gatos que pueden adaptarse rápidamente y otros que se toman un poco más tiempo, al igual que hay felinos que puede que no lleguen a adaptarse por completo.

De ninguna manera se recomienda forzarlos: es bueno que se tomen el tiempo necesario para asegurarnos de que ninguno de los dos se moleste (si lo hacen, hay que corregirlos).

¿Qué actitudes del gato podrían ser normales y qué actitudes no?

El gato podría alejarse, no ingresar a las zonas donde está el perro, permanecer en lugares altos, e incluso podría disminuir su apetito. Esto es normal: con el tiempo debería ir acercándose cada vez más.

Sin embargo, no debería dejar de hacer sus necesidades ni dejar de comer por completo. De ser así, es importante que llevarlo a un veterinario. Los gatos pueden desarrollar una obstrucción en la uretra por estrés, lo que puede originar la muerte si no se atiende a tiempo.

Foto: Danae Callister/Unsplash
Foto: Danae Callister/Unsplash

¿Qué actitudes del perro podrían ser normales y qué actitudes no?

A diferencia de los gatos, normalmente en perros no existe el “factor estrés” de forma tan marcada. De todas maneras se puede presentar que le tengan miedo al gato o que no quieran acercarse. Estas conductas, incluso, podrían ayudar a que el gato se adapte con más facilidad, ya que el can no estaría invadiendo su espacio.

Por otro lado, que sean muy intensos, que quieran olerlo, lamerlo, cazarlo, comerse su alimento e, incluso, su arena, solo empeorará y dificultará la convivencia. A pesar de que el alimento del gato o la arena pueden ser muy atractivas para el perro, no hay que dejar que los ingiera, ya que podría ser perjudicial para su salud. Lo mismo con el gato: por ningún motivo debe comer la comida del perro.

¿Se requiere el apoyo de un especialista y/o entrenador para adoptar un perro si tenemos gatos en casa?

Si nuestro gato es nervioso y el perro es muy intenso, o ambas situaciones, lo mejor sería asesorarnos con un etólogo (especialista en comportamiento animal) para que nos pueda enseñar y guiar por el camino correcto de acuerdo al carácter de cada mascota.

Foto: Louis-Philippe Poitras/Unsplash
Foto: Louis-Philippe Poitras/Unsplash

Tener un gato en casa no es un impedimento para agrandar a tu familia: recuerda que, en , hay un amigo de cuatro patas esperando encontrar un hogar.

¡Ingresa a para acceder a más información sobre tenencia responsable de mascotas!