Ambos perros se han convertido en inseparables. (Foto: Instagram @charlieandmav)
Ambos perros se han convertido en inseparables. (Foto: Instagram @charlieandmav)
Redacción Mag



La historia más tierna que conocerás se encuentra en Carolina del Sur, , donde dos animales han demostrado que pueden ser los mejores amigos a pesar de la discapacidad de uno de ellos. Te invitamos a conocer al cachorro que sirve de lazarillo a un de 11 años, a quien le tuvieron que retirar sus ojos debido a una grave enfermedad.

Charlie, un perro de raza Golden Retriever, quedó completamente ciego luego de que a sus once años le tuvieran que retirar los ojos a causa de un glaucoma. Según cuentan los dueños de esta mascota, a pesar de que trataban que el animal haga su vida normal, éste perdió el interés y comenzó a deprimirse.

Por esa época, la pareja que lo criaba esperaba a su primer hijo por lo que decidieron tener otro animalito en casa y optaron por un can de la misma raza. Es así que llega a sus vidas un cachorro de cuatro meses.

El cachorro tiene cuatro meses y se ha convertido en el lazarillo del otro perro de 11 años. (Foto: Instagram @charlieandmav)
El cachorro tiene cuatro meses y se ha convertido en el lazarillo del otro perro de 11 años. (Foto: Instagram @charlieandmav)

“Nosotros compramos a Maverick porque queríamos que nuestro recién nacido creciera con un perro, pero resultó que también fue de gran ayuda para Charlie“, contó Chelsea Stipe, dueña de los animales, a Buzzfeed.

Inseparables

La conexión entre ambos fue inmediata y se convirtieron en amigos inseparables. Maverick comprendió que Charlie era diferente y comprendió su mundo. “Sabe que es diferente, le deja juguetes delante y cuando lo ve moverse se pone en guardia y lo ayuda a mantenerse en la calle cuando salen a caminar”, dijo Chelsea en otra entrevista a The Dodo.

El cachorro le deja juguetes a su amigo. (Foto: Instagram @charlieandmav)
El cachorro le deja juguetes a su amigo. (Foto: Instagram @charlieandmav)

En esta relación amical ambos se han beneficiado, pues pese a la diferencia de edad Charlie ahora es más activo y Maverick aprende modales de su amigo mayor. Cuando el cachorro anima al otro can a jugar y caminar, se convierte en sus ojos.

Esta historia fue dada a conocer gracias a las redes sociales, pues los perros tienen un perfil de Instagram. En una de sus fotos se acompaña el texto “son sólo un par de cachorros felices”.

Otro caso de amistad incondicional

Un video de un y otras conocidas redes sociales. El material, grabado en la zona de Quezon City, tiene como protagonistas a una perrita golden retriever de ‘Ginger’ y al Cavalier King Charles Spaniel invidente bautizado como ‘Kimchi’.

‘Ginger’ asiste a ‘Kimchi’ en su rutina diaria para bajar las escaleras o movilizarse de un lado a otro. Los propietarios planeaban adoptar otro perro para que le haga compañía y cuando fueron con su mascota a un refugio encontraron a Kimchi, volviéndose inseparables.