Redacción EC

Los perros pueden salvar la vida de muchas personas, incluso si no están entrenados para ello y pertenecen a razas de las consideradas ‘peligrosas’. Lo ha demostrado Simba, un amigable pitbull que vive en un departamento de Suecia con su dueño, Arjanit Mehana, y que recientemente salvó de morir a su vecina que más miedo le tenía. La historia del dulce can se ha vuelto entre los usuarios de .

Según la página The Dodo, Simba era tachado como una mascota violenta. Su único pecado: ser un perro de raza pitbull. Pese a que el amigable perro nunca había dado visos de ser violento, ni con otros perros, ni con humanos, más de uno en su vecindario prefería tenerlo lejos. Pero, una vecina en particular, una mujer mayor que vive en el piso debajo del can, era especialmente fría con Simba, al punto de tenerle miedo.

“Siempre trató de saludarla, pero ella lo llamaba ‘malo’ y lo miraba con miedo. Nunca le gustó porque era, según ella, una raza ‘mala’, contó Mehana a The Dodo. Simba, sin embargo, nunca se molestó con la vecina, siempre le movía la cola al verla.

Hace unas semanas, Mehana y Simba regresaban a casa de una caminata cuando pasaron junto a la casa de la vecina mientras subían las escaleras. Fue en ese momento que el perro comenzó a actuar de manera extraña. “Se detuvo”, dijo Mehana. Comenzó a ladrar y correr hacia la puerta donde vive la vecina. Tiré de la correa pero él se negó a venir", añadió.

Simba no se movió, por lo que Mehana se movió para recogerlo. Fue entonces cuando notó un leve sonido proveniente del interior: “Escuché una voz débil gritar pidiendo ayuda”, recordó Mehana. “Ella dijo: ‘Por favor, no te vayas’”. La puerta estaba abierta, así que Mehana la abrió, encontrando a su vecina en el suelo.

Simba pasó de ser el perro más temido del barrio a héroe. (Arjanit Mehana)
Simba pasó de ser el perro más temido del barrio a héroe. (Arjanit Mehana)

“Se había roto la cadera y había estado en su casa por un tiempo”, dijo Mehana. Durante dos largos días, nadie se dio cuenta de su estado. Ella no podía moverse, y su vida estaba en peligro. Simba había escuchado su voz justo a tiempo. Mehana pidió una ambulancia, y él y Simba esperaron con la vecina hasta que llegara. Su vida había sido salvada por el perro al cual temía hasta evitarlo a como de lugar.

Por supuesto, en un momento todo cambió. “Ella dijo: ‘Gracias por escucharme’. Al principio pensé que me estaba hablando a mí”, recordó Mehana. “Pero luego dijo: ‘No, no tú, el lindo perrito’”. Resulta que ese perro “malo” en realidad tenía un corazón más grande que la mayoría. La vecina todavía se está recuperando, pero eso no ha impedido que Simba sea reconocido como un héroe.

Otros en el edificio han comenzado darle galletas y regalos. Si bien Simba ciertamente se los merece a todos, Mehana espera que las acciones de su perro ese día conduzcan a un cambio en las actitudes sobre algo más que su cachorro solo.

“Sé que Simba es un perro maravilloso”, dijo Mehana. “Pero espero que este evento haga que la gente vea las supuestas razas peligrosas de manera diferente. Nosotros, como seres humanos, debemos merecer su lealtad y amor".

TE PUEDE INTERESAR