/ NoticiasInformación basada en hechos y verificada de primera mano por el reportero, o reportada y verificada por fuentes expertas.

| Informativo

Sismo en Lima: el día que los limeños sufrieron la destrucción de edificios, decenas de fallecidos y cientos de heridos en 1974 | FOTOS

Un día como hoy, 3 de octubre, pero del año 1974, Lima fue el epicentro de su último gran sismo. La capital peruana y el ‘sur chico’ fueron azotados por un movimiento telúrico de grandes proporciones que trajo consecuencias trágicas.

Los primeros reportes de Defensa Civil, ese mismo 3 de octubre de 1974, indicaban que el movimiento telúrico había sido de una intensidad de casi 8 grados en la escala de Mercalli y una magnitud de 5.6 en la escala de Richter. (Foto: GEC Archivo Histórico)
Los primeros reportes de Defensa Civil, ese mismo 3 de octubre de 1974, indicaban que el movimiento telúrico había sido de una intensidad de casi 8 grados en la escala de Mercalli y una magnitud de 5.6 en la escala de Richter. (Foto: GEC Archivo Histórico)
/ EL COMERCIO
Carlos Batalla

La noche anterior, el miércoles 2 de octubre de 1974, el mundo futbolístico se había paralizado cuando Edson Arantes do Nascimento, Pelé, jugó el último partido de su vida profesional. El “Rey” decidió retirarse con la camiseta de su eterno equipo, el Santos. Los limeños lloraron por la despedida del mejor jugador de fútbol de los últimos años.

Mientras tanto, el gobierno del general Juan Velasco Alvarado estaba más bien alegre por otro motivo. Desde semanas antes habían planificado una jornada de celebración justamente ese 3 de octubre fatídico, pues se recordaba ese día el sexto aniversario de la llamada “Revolución de la Fuerza Armada”, aunque lo que había sucedió fue un golpe de Estado.

LEE TAMBIÉN: #EstemosListos | Sismo en Lima: el terremoto que puso en alerta a los peruanos en 1966 | FOTOS

El golpe del 3 de octubre de 1968 contra el gobierno constitucional de Fernando Belaunde Terry. En medio de la tristeza por el adiós de Pelé y la alegría de los militares en el poder por su aniversario, los limeños pasarían a sentir miedo y dolor horas después. A las 9 y 21 de la mañana del jueves 3 de octubre de 1974, la tranquilidad de un día que había sido declarado feriado se rompió de la forma más trágica.

Sorpresa, horror y miedo

El sismo fue percibido con una intensidad de terror en toda Lima y el ‘sur chico’, especialmente en Mala, Lurín, Chilca, Pisco, Lunahuaná y Chincha, pero también fue sentido en Trujillo, por el norte, y Arequipa, por el sur. La Carretera Panamericana Sur fue afectada y, en menor medida, la Carretera Central. El tren hacia Huancayo se paralizó durante 7 horas.

MIRA TAMBIÉN: El falso temblor que desató la tragedia en el cine Astor de Barrios Altos

Los primeros reportes de Defensa Civil, ese mismo 3 de octubre, indicaban que el movimiento telúrico había sido de una intensidad de casi 8 grados en la escala de Mercalli y una magnitud de 5.6 en la escala de Richter. Solo en los primeros reportes para Lima Metropolitana se anunció con pesar la muerte de ocho personas en Chorrillos, tres en Barranco y dos en Surco. Pero los muertos y heridos iban a ser muchos más. En las 24 horas iniciales, se comunicó oficialmente la cifra de 44 fallecidos y 806 heridos.

Los reporteros gráficos del decano registraron las reacciones de los personas que corrían aterradas por las calles. (Foto: GEC Archivo Histórico)
Los reporteros gráficos del decano registraron las reacciones de los personas que corrían aterradas por las calles. (Foto: GEC Archivo Histórico)
/ EL COMERCIO

El epicentro fue a 60 kilómetros mar adentro, frente al balneario de Cerro Azul, en Cañete, al sur de Lima. Los efectos en Lima Metropolitana fueron tanto o más fuertes que cuando sucedió el terremoto del 24 de mayo de 1940 o el otro fuerte sismo, del 17 de octubre de 1966, para entonces el último recordable que había sucedido en la capital.

El sismo de 1974 dañó especialmente los distritos de Chorrillos (donde el 50 % de las construcciones de adobe y quincha colapsaron), La Molina (en esos años con muchas casas de adobe), el Cercado de Lima (como el derrumbe de una pared del local de la Guardia de Asalto, en la cuadra 1 del jirón Amazonas) y la Provincia Constitucional del Callao. Pero también afectó a zonas tradicionales con inmuebles antiguos como en Barranco, Barrios Altos y el Rímac.

SEPA ADEMÁS: La tragedia de 1970: las postales del peor terremoto y el más feroz aluvión que azotó el Perú del siglo XX | FOTOS

Un escenario de guerra

Las notas periodísticas del día siguiente, viernes 4, reflejaban la angustia que vivieron niños y padres de familia, quienes tras el sismo que duró 2 minutos y 15 segundos salieron despavoridos en busca de zonas libres como parques o plazas. Crisis de pánico se observaron en los edificios de Lima, mientras los vecinos sufrían hasta ataques cardiacos o rodaban por las escaleras o en la calle. Ya en las pistas, muchos se arrodillaron implorando el perdón de Dios.

Otro ejemplo de pánico fue el caso de un dietista del Hospital Obrero (Hospital Guillermo Almenara), el cual se lanzó al vacío desde el tercer piso y cayó sobre el techo de un consultorio, fracturándose la tibia de una pierna. Todos los centros hospitalarios de Lima, pertenecientes al Ministerio de Salud y al antiguo IPSS (hoy Essalud) estaban al tope en los servicios de emergencia. El comentario general era que todo se hubiera agravado si hubiera habido clases escolares.

MÁS INFORMACIÓN: El día que dos aviones de la FAP chocaron en Pisco al intentar una maniobra acrobática

Ante el desastre, la celebración militar debió suspenderse (aunque igual lo hicieron seis días después, el 9 de octubre); mientras el gobierno de Velasco Alvarado decretó la Ley Nº 20754, en que ningún afectado por el sismo debía ser desalojado por algún motivo.

El terremoto fue jueves y las horas avanzaban una eternidad. No hubo luz y las ondas radiales colapsaron. Se produjeron roturas de cañerías e inundaciones, derrumbes y líneas telefónicas dañadas. No faltaron las personas con crisis de angustia encerradas en los ascensores de la ciudad.

Así quedó el segundo piso del Banco Industrial, local donde hoy está la Reniec, en la Plaza Gastañeta, en el centro de Lima.  (Foto: GEC Archivo Histórico)
Así quedó el segundo piso del Banco Industrial, local donde hoy está la Reniec, en la Plaza Gastañeta, en el centro de Lima. (Foto: GEC Archivo Histórico)
/ EL COMERCIO

Las enseñanzas del recordado terremoto de 1970, que hizo desaparecer la ciudad de Yungay en Ancash, ayudaron a enfrentar con más solvencia técnica y humanitaria el sismo limeño. Con un servicio como el de Defensa Civil, creado tras el movimiento telúrico de hacía cuatro años, se activó en Lima un sistema de ayuda coordinada. También colaboró operacional y eficientemente el Centro de Operaciones de Emergencia Nacional.

LEE TAMBIÉN: La tragedia aérea de Lima que opacó la visita de la realeza japonesa y del presidente de la Liga de Naciones

Sin embargo, Lima reveló su lado más débil: las construcciones antiguas o las hechas informalmente sufrieron lo esperable en una situación de esa magnitud destructiva. Incluso inmuebles aparentemente resistentes sufrieron daños menores impensables, como por ejemplo, los edificios del Ministerio del Interior, el Palacio de Justicia, el edificio de Panamericana Televisión (Canal 5) y el segundo piso del Banco Industrial, local donde hoy está el Reniec, en la Plaza Gastañeta, en el centro de Lima, y hasta el propio aeropuerto internacional Jorge Chávez se vio con algunas rajaduras.

Además, sufrieron graves daños las iglesias como San Pedro de Chorrillos, la iglesia del Puente de los Suspiros, la iglesia Santa Clara y la iglesia del Carmen, así como el antiguo local de la Beneficencia Pública de Lima (jirón Lampa). Queda para la anécdota también que, en el momento del sismo, uno de los relojes de la Plaza San Martín, en el centro de Lima, paró sus agujas a la vista de todos.

MIRA TAMBIÉN: Tarata, a 30 años: así fue el peor atentado terrorista ocurrido en Lima en los años 90

Hechos durante y después del sismo

El mismo día del sismo, el 3 de octubre, hubo 25 réplicas que la gente pudo sentir y que se sumaron a otras microrréplicas. Otro hecho de terror ese día fue el extraño movimiento del mar que, en algunos lugares del ‘sur chico’ (como en Pisco), se retiró decenas de metros más allá de la orilla, temiéndose un tsunami. Sin embargo, solo hubo fuertes marejadas, pero tan intensas que en Pisco los botes ubicados en la playa terminaron en la propia Plaza de Armas.

Lima reveló su lado más débil: las construcciones antiguas o las hechas informalmente sufrieron lo esperable en una situación como esa. (Foto: GEC Archivo Histórico)
Lima reveló su lado más débil: las construcciones antiguas o las hechas informalmente sufrieron lo esperable en una situación como esa. (Foto: GEC Archivo Histórico)
/ EL COMERCIO

Este fenómeno marítimo en la costa limeña provocó situaciones inesperadas como la ocurrida en el distrito de Barranco, donde al producirse el retiro del mar los barranquinos aprovecharon el banco de arena que se formó para llevarse la mayor cantidad de choros que quedaron varados en ese espacio formado inesperadamente.

Otros gestos más bien solidarios de los vecinos se apreciaron en varios sectores de Lima, como aquel de llevar en sus autos, motos, bicicletas y hasta triciclos a las personas que caminaban o corrían para reunirse con sus familiares.

SEPA ADEMÁS: El monumento a Manco Cápac en la avenida Grau y cómo fue cambiado de lugar

Otro dato de la Policía fue que, al menos en el resto del día del sismo, no hubo en Lima denuncias de pillaje o saqueo de viviendas o tiendas comerciales, como había ocurrido otras veces en casos similares.

De Cerro Azul hacia más al sur, se reportaron ese primer día 13 muertos y unos 150 heridos (30 de gravedad). Chincha, por ejemplo, sufrió en esas terribles primeras 24 horas, unos 52 heridos (20 graves) y Pisco, 20 heridos (uno grave). Hasta en Ica se reportaron víctimas (un muerto y 10 heridos). En estas zonas del sur de Lima, la destrucción de viviendas fue del 50%, casi todas hechas de “material noble”.

Viviendas hechas con adobe quedaron destruidas en La Molina. (Foto: GEC Archivo Histórico)
Viviendas hechas con adobe quedaron destruidas en La Molina. (Foto: GEC Archivo Histórico)
/ EL COMERCIO

Algunas medidas urgentes

La ayuda internacional no tardó en presentarse con los ofrecimientos de Venezuela, Ecuador y Chile, países que fueron entre los primeros en extender su mano amiga. Por otro lado, el gobierno militar asumió la tarea de apoyar a las familias afectadas directamente con el derrumbe de sus precarias viviendas. Las reubicó y apoyó en la construcción de los nuevos barrios, como les sucedió a un gran número de vecinos del jirón Amazonas, en el centro de Lima, los cuales fueron reubicados en la zona de Ascarruz, en San Juan de Lurigancho.

MÁS INFORMACIÓN: Mikasa: cuando el hermano de Hirohito llegó a Lima, salvaron su billetera en el aeropuerto y viajó fascinado al Cusco | FOTOS

Tres días después, el 6 de octubre de 1974, las cifras reflejaron con más precisión la realidad de los hechos. Se contaron 73 fallecidos, más de 1.000 heridos y cerca de 4.000 viviendas destruidas en Lima y el ‘sur chico’. Asimismo, hubo 22 mil personas damnificadas, 261 locales escolares afectados en los que las clases se suspendieron durante 11 días; y 690 réplicas durante la semana posterior al movimiento sísmico.

Días después, la primera salida del Señor de los Milagros tuvo un carácter especial. Ver a la figura sagrada pasear por las calles afectadas, derrumbadas en muchos casos, fue conmovedor. La fe de los limeños esos días apareció incólume, renaciente y luminosa, a pesar el drama sufrido.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

TAGS

CARGANDO SIGUIENTE...