/ Artículo informativo

Trujillo: La imponente Basílica Catedral que sobrevivió a tres terremotos

Su historia comienza con la fundación de la ciudad. El Papa Juan Pablo II y el Papa Francisco visitaron la Catedral en 1985 y 2018 respectivamente.

Fachada de la Catedral de Trujillo. Foto: GEC Archivo Histórico
Fachada de la Catedral de Trujillo. Foto: GEC Archivo Histórico
/ EL COMERCIO
Lilia Córdova Tábori

La plaza de armas de Trujillo resalta por sus casonas y balcones; siendo la Catedral uno de sus atractivos turísticos más importantes. Su historia comienza con la fundación de la ciudad. El lugar escogido para levantar la iglesia matriz fue una de las esquinas de la plaza de armas. Al establecerse la Diócesis de Trujillo, en 1616, la sencilla iglesia fue transformada en catedral. Sin embargo, los terremotos de 1619 y 1635 destruyeron la edificación.

Su reconstrucción fue realizada entre 1647 y 1666. Uno de los encargados de la obra fue el obispo Fray Juan de la Calle Heredia. Este amplio templo cuenta con tres naves y un coro bajo finamente tallado. En su interior no sólo conserva altares de estilos barroco y rococó; sino obras artísticas como el lienzo en honor a Santo Toribio de Mogrovejo dando el sacramento de la Confirmación a Santa Rosa de Lima y los retablos más antiguos de la ciudad norteña.

En la década del 60, el templo fue declarado como Basílica Menor por el Papa Paulo VI debido al gran fervor religioso de los trujillanos.

El 4 de febrero de 1985, en su única visita a Trujillo, el papa Juan Pablo II se encontró con la imagen de la Virgen de la Puerta de Otuzco. Oró frente a ella. (Foto: cortesía Arzobispado Metropolitano de Trujillo)
El 4 de febrero de 1985, en su única visita a Trujillo, el papa Juan Pablo II se encontró con la imagen de la Virgen de la Puerta de Otuzco. Oró frente a ella. (Foto: cortesía Arzobispado Metropolitano de Trujillo)

La Catedral alberga un museo fundando en 1987. Allí se conserva el bello cáliz que usó el Papa Juan Pablo II durante su visita a la Ciudad de la Primavera, allá por el año 1985.

El cáliz, bañado en oro y plata, mide 50 centímetros y fue traído desde Roma. Muestra imágenes de ángeles en alto relieve, además de flores y figuras de santos al estilo renacentista. Este cáliz representa la fe, la paz y la esperanza de más de quince mil católicos que se congregaron para recibir las bendiciones del santo padre.

En diciembre de 2006, la Basílica Menor Catedral de Trujillo volvió a lucir la efigie de Cristo Rey, una escultura de color blanco de unos tres metros de alto, que se yergue imponente entre las dos torres centrales del templo.

Antes de la pandemia, la Catedral de Trujillo lucía abarrotada.
Antes de la pandemia, la Catedral de Trujillo lucía abarrotada.

La imagen original había sido colocada en 1943 con ocasión del Tercer Congreso Eucarístico Nacional, pero no soportó el sismo de 1970. Durante la ceremonia el Monseñor Cabrejos señaló que esta imagen es “el símbolo de la invitación permanente a los fieles católicos y personas de buena voluntad a venir a los pies de nuestro señor Jesucristo”.

En enero 2018 la Basílica Catedral de Trujillo recibió por su segunda vez en su historia la visita de un Sumo Pontífice. Al momento de ingresar al recinto religioso, el Papa Francisco fue aclamado por una multitud de fieles que se habían congregado en el interior del templo.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

TAGS

CARGANDO SIGUIENTE...