• asasas
    1/9

    asasas

  • aaas
    2/9

    aaas

  • sdsd
    3/9

    sdsd

  • Abriga el ambiente con una manta de piel o tejida en lana, dispuesta en respaldar de las sillas. (Foto: Kingston Lafferty Design)
    4/9

    Abriga el ambiente con una manta de piel o tejida en lana, dispuesta en respaldar de las sillas. (Foto: Kingston Lafferty Design)

  • sdsds
    5/9

    sdsds

  • sdsdsd
    6/9

    sdsdsd

  • sdsd
    7/9

    sdsd

  • dsddsds
    8/9

    dsddsds

  • sdsd
    9/9

    sdsd

Redacción EC

Por: Giovanna Dioses

Son múltiples los recursos capaces de inyectar una atmósfera abrigadora al comedor. La arquitecta Lorena Velarde recomienda el uso de tonos cálidos, que comprenden la paleta de rojos y amarillos, pasando por los naranjas, marrones y dorados en los muros o como acento en los textiles y accesorios. “Si el espacio es amplio y cuenta con buena iluminación, plásmalos en todas las paredes. De lo contrario, apuesta por el blanco o sus gamas más suaves, como hueso, beige, marfil, para generar amplitud”, aconseja Velarde.

Es posible lograr un entorno llamativo, sin dejar de proyectar una sensación acogedora, al combinar notas intensas y oscuras, como el azul. Funciona también el gris, como fondo, y notas de amarillo en el textil de las sillas, los cuadros o la lámpara.

Aires de invierno

Una forma de vestir las paredes es entelándolas con rafias o linos (miden 1,40 cm de ancho). Para su instalación se requieren bastidores a fin de ocultar los dobladillos y lograr una superficie pareja. Otra salida es enchapar la pared principal con listones de madera –pueden llegar a medir 3 m de largo-, ladrillo rococho o fachaletas.

La interiorista Viviana Páez aconseja integrar una mesa de madera clara, puede ser de nogal o cerezo, o con un acabado wash blanco, para favorecer la iluminación. Si se trata de una propuesta moderna, apuesta por una de tablero de vidrio y base de madera, a fin de aligerar el espacio. Acompáñala con sillas tapizadas con textiles densos, pero suaves al tacto, como el jacquard, chenille o terciopelo, que aíslen el frío. Si son de madera o plástico o la tapicería es de cuero, coloca mantas de piel sintética o tejidas en punto XXL.

Respecto a la iluminación, opta por luz cálida. “Juega con luces indirectas para crear un ambiente especial. Instala apliques en las paredes para bañar de luz los enchapes. Opta por una luminaria de bronce o de fibra natural para sumar calidez. Disponla a 70 cm de la mesa para no deslumbrar”, puntualiza Velarde.

Fuentes: Lorena Velarde, arquitecta. lorena.velardef@gmail.com / Viviana Páez, interiorista. viviana@tiendavp.com