El gastroenterólogo precisó que una de las secuelas más peligrosas tras intoxicarse con metanol es la severa irreversible. (Foto: Pexel)
El gastroenterólogo precisó que una de las secuelas más peligrosas tras intoxicarse con metanol es la severa irreversible. (Foto: Pexel)
Liz Saldaña

La semana pasada tras consumir adulteradas con , un producto tóxico para el ser humano. Este compuesto químico conocido como o alcohol de quemar por lo general se usa en anticongelantes, disolventes y combustibles.

¿Cómo es que este químico puede llevar a la muerte a una persona? ¿En qué casos lo hace?, ¿cuáles son las consecuencias de ingerir bebidas alcohólicas con metanol? Para responder estas preguntas, el médico gastroenterólogo Eduardo Cervera Caballero, del hospital Alberto Sabogal, conversó con el grupo El Comercio.

El metanol se encuentra en productos industriales, en refrigerantes, diluyentes de pintura y otros productos que se producen en las industrias. Si bien el alcohol metílico no es tóxico, los metabolitos, es decir, la manera como se descompone en nuestro cuerpo, genera productos nocivos que podrían causan la muerte en los pacientes que lo consumen. El metanol produce dos sustancias tóxicas que ocasionan todos los síntomas en el paciente son: el ácido fórmico y el formaldehído”, explicó el médico gastroenterólogo.

En las primeras tres o cuatro horas el paciente se sentirá asintomático. Al pasar ese tiempo, el paciente sentirá mareos, una leve cefalea, náuseas, dolor abdominal.  (Foto: Pexel)
En las primeras tres o cuatro horas el paciente se sentirá asintomático. Al pasar ese tiempo, el paciente sentirá mareos, una leve cefalea, náuseas, dolor abdominal. (Foto: Pexel)

Síntomas de alerta

El médico del hospital Alberto Sabogal advierte que el metanol no produce la embriaguez que ocasiona una bebida alcohólica apta para el consumo humano. Por eso, el paciente no lo va a advertir en un lapso de seis o 12 horas que está intoxicado hasta que se presenten los síntomas iniciales.

  • Primera fase: En las primeras tres o cuatro horas el paciente se sentirá asintomático. Al pasar ese tiempo, el paciente sentirá mareos, una leve cefalea, náuseas, dolor abdominal. A medida que va pasando el tiempo.
  • Segunda fase: Pasadas las horas, el paciente manifiesta, mayor dolor abdominal, fotofobia, es decir, tiene cierta fobia, la luz natural y una depresión del sistema nervioso central que se expresa con somnolencia y letargia.
  • Tercera fase: Cuando ya pasó 12 horas o 24 horas del consumo de esta sustancia, el paciente presenta una severa disminución del estado cognitivo, se encuentra bastante letárgico y puede llegar al coma y hay una ceguera irreversible. Si no se da un tratamiento oportuno puede llegar a la muerte.

Entre la primera y segunda fase el paciente debe ir de inmediato a un centro médico. En especial, si tiente algún signo ocular, el paciente tiene visión borrosa, hay mucho dolor abdominal, se advierte que pude haber consumido (metanol), lo correcto es que se dirija a un servicio de urgencias para que lo puedan atender. Mientras más retrasemos la atención, tratando de amenguar los síntomas, podríamos retrasar el tratamiento correcto”, remarcó el especialista.

El gastroenterólogo advierte que si no se da un tratamiento oportuno, al paciente que consumió metanol, puede llegar a la muerte. (Foto: Pexel)
El gastroenterólogo advierte que si no se da un tratamiento oportuno, al paciente que consumió metanol, puede llegar a la muerte. (Foto: Pexel)

Secuelas

El gastroenterólogo precisó que una de las secuelas más peligrosas tras intoxicarse con metanol es la ceguera irreversible debido a que existe necrosis de la parte ocular de la región retiniana. También se presenta una lesión severa del sistema nervioso central, el paciente muchas veces puede quedar con secuelas neurológicas.

Las dosis para intoxicarnos con metanol son bastante pequeñas, son de 10 a 30 mililitros del alcohol metílico, es bastante poco para que nosotros generemos una intoxicación. Más o menos es unos 100 miligramos por kilogramo de peso aproximadamente para que el paciente se intoxique. La dosis tóxica va entre 60 mililitros a 240 mililitros de alcohol metílico, es una dosis un poco mayor. Si el paciente tomara dos botellas de una bebida adulterada sería un caso severo de intoxicación”, alertó.