Cuida y ahorra la energía. (Foto: Difusión)
Cuida y ahorra la energía. (Foto: Difusión)
Redacción EC

Es importante que le demos importancia al ahorro de energía, para así mejorar nuestros hábitos y actitudes con respecto al uso de este recurso, pues con pequeños cambios en nuestra rutina diaria, el uso tecnologías más eficientes, o una combinación de ambos, podemos contribuir a reducir el impacto ambiental, combatir los efectos del calentamiento global y del cambio climático.

En ese sentido, los expertos de ETNA han preparado unos consejos prácticos que podemos realizar desde casa y ser más eficientes en el consumo de la energía.

1. Nuevas tecnologías.- Existen en el mercado muchos productos que pueden ayudar en el ahorro de energía si son usados de manera correcta. Por ejemplo, los powerbanks o baterías portátiles, los cuales no solo pueden sacarte de un apuro, al mismo tiempo reemplazan el tener que conectar el celular o la tablet a la corriente a cada momento, ya que muchos de ellos pueden servir hasta para dos cargas completas.

Por otro lado, están los conocidos paneles solares, los cuales captan la luz solar y si se encuentran conectados a una batería ecovoltaica, esta ayudará que la energía se almacene y luego pueda conectarse, focos, cargar celulares o un televisor.

2. Apaga y desenchufa.- Antes de salir de casa asegúrate que todas las luces se encuentren apagadas. Asimismo, desenchufa cada aparato electrónico que tengas en el hogar, ya que el equipo sigue consumiendo energía aun así este apagado. Una gran opción es que uses un estabilizador con un interruptor general que permita apagar simultáneamente todos los aparatos.

3. Luz natural: Una de las formas más sencillas para empezar a ahorrar energía es aprovechar la luz natural que ingresa a nuestro hogar. También puedes pintar los ambientes de tu casa de color claro, como blanco; eso brinda mayor iluminación y ahorra hasta un 5% en el recibo de luz. Otra manera de ahorrar es reemplazando los focos por unos ahorradores y/o LED.

4. Funcionamiento de la refrigeradora.- Revisa que los jebes de la puerta de la refrigeradora se encuentren en buen estado y esta no deje escapar el frío. Configura el termostato de acuerdo a la estación del año (en invierno se requiere una menor temperatura). No introduzcas alimentos calientes, porque gastará más energía para mantener la temperatura adecuada. No, olvides descongelarla con regularidad, sobre todo las que hacen escarcha - autofrost.

5. Plancha en menos tiempo.­- Opta por un modelo de plancha a vapor, que alisa más rápido la ropa que una convencional, empieza por las prendas que tienen un tejido suave y culmina por aquellas que necesitan más temperatura. No cometas el error de secar la ropa con la plancha. Apaga la plancha y termina de planchar esas pocas prendas que queden con el calor que todavía tiene. Así consumirás menos energía.

6. Cuidado de la terma eléctrica.- Asegúrate de escoger una terma que tenga el tamaño adecuado para nuestra familia, así no calentaremos agua de manera innecesaria consumiendo más energía. Una de 50 litros es adecuada para una familia de cuatro miembros. Prende la terma 30 minutos antes de bañarte e inmediatamente apágala, solo en esa acción disminuirás hasta 80% del gasto de energía.