Policía Nacional del Perú explicó a los corresponsales escolares sobre el tema.
Policía Nacional del Perú explicó a los corresponsales escolares sobre el tema.
Corresponsales Escolares

El Callao, primer puerto del país, convive con el acoso sexual. Y esta lamentable sentencia tiene más de un sustento. Realizamos una encuesta a cuatro colegios chalacos respecto a este problema social. Con la participación de 173 estudiantes se obtuvieron algunos resultados: existe temor, desconcierto e incertidumbre en las y los jóvenes. También se evidencia que la mayoría de los jóvenes presentan desconocimiento de las medidas de prevención al no abordar correctamente el tema en sus escuelas .

Hemos entrevistado al S3 PIP (Policía de investigaciones del Perú) Franci Noel Rojas Paitan sobre el procedimiento de la comisaría del Callao “Juan Ingunza Valdivia”, ante casos de acoso sexual.

PUEDES LEER: Vacuna contra virus del Papiloma Humano se ha reducido en un 42% durante la pandemia

“Eso depende mucho de la situación en la que se encuentren, por lo general, los dividimos en 2 bloques con sus respectivos procedimientos cuando es de manera presencial: se realiza una firme denuncia de acoso sexual, la víctima se presenta en la comisaría, y lo primero a realizar, es que la persona en cuestión nos preste su testimonio, para luego pasar por un estudio psicológico. También se realiza un seguimiento correspondiente si el caso llega a mayores. Si la víctima se presenta asustada o desesperada, o muestra señales de ser agredida, se le traslada al hospital cercano para asegurar su bienestar, luego de estabilizar a la persona, volver a la comisaría y preguntar qué es lo que le ha ocurrido; obteniendo de la mejor forma su testimonio. Posterior a eso, pasará por un estudio psicológico”, manifestó el referido policía.

Información sobre acoso sexual en comisaría del Callao.
Información sobre acoso sexual en comisaría del Callao.
Información sobre acoso sexual en comisaría del Callao.
Información sobre acoso sexual en comisaría del Callao.

También existe la denuncia a través de la línea 105. Si la víctima o algún testigo da a conocer el caso a través de una llamada telefónica, se enviará una patrulla al lugar que previamente la persona indicó. Luego, se realiza el mismo seguimiento. “A todo esto, si la víctima es menor de edad se pide el acompañamiento de sus padres, un tutor, o un adulto, que en el departamento de área familiar se les ayudará a testimoniar. Todos los cuerpos policiales están al servicio de la comunidad”, declaró la teniente PNP M. Abad C.

PUEDES LEER: El impacto del regreso a clases presenciales en el desenvolvimiento escolar

El psicólogo Eduardo Nakahodo señaló que el perfil de los agresores no es uno que pueda definirse concretamente puesto que los evaluados son tan solo los presidiarios y no toda la población agresora: “Son personas privadas de su libertad por lo que no hay perfil definido, los agresores presentan un mínimo desarrollo de habilidades afectivas y sociales, estas decadencias favorecen tanto para el acoso como para la violencia. No cuentan con empatía, resiliencia, comunicación asertiva, ni capacidad para la resolución de problemas, poseen una autoestima deteriorada, familias disfuncionales, y en su mayoría ellos mismos fueron víctimas de agresión sexual en la infancia”

El perfil de las víctimas

El Lic. Nakahodo por otro lado relata el perfil de las víctimas: “Es un perfil más definido porque ellos no se encuentran privados de su libertad, presentan temor a estar sola/o, temor a miembros de su familia, insomnio, llanto frecuente, desmotivados, rechazo de caricias o acercamientos así sea de sus padres, despierta el interés en la sexualidad, idealización suicida, intentos suicidas, es más agresiva/o, de alguna forma quiere ir contra la sociedad. Por ejemplo, puede presentar conductas delictivas”.

Asimismo, remarca el cambio de conducta en los niños: “Los niños pequeños muestran resistencia al baño o al desnudarse, es decir, se esconden, comienzan a chuparse los dedos, no poseen control de sus esfínteres, por tanto, se orinan con facilidad”.

LEE TAMBIÉN: Alternativas para la inquietante situación de la contaminación en Lima

A continuación, el psicólogo nos refiere cómo se consigue un espacio de confianza: “Las víctimas confían en quienes no les juzgan. Solo estás para recibir la información, mantenerte neutro, escuchar sin presionar, no hay apuro de que hablen, darle confianza y NO prometer cosas que no se van a cumplir. Para generar ese clima de confianza se debe acompañar siendo empáticos, y hay que tener cuidado porque puede que el agresor sea alguien cercano, la misma víctima podría estar bajo amenaza, y en definitiva tendrá vergüenza de contar sobre ello”.

Las señales que da la víctima al estar en un punto límite, según Nakahodo, son las siguientes: “Presentan cuadros de depresión, baja autoestima, dificultades en relaciones interpersonales y relaciones con la pareja, los procesos cognitivos fallan: la concentración y memoria entre ellos, por tanto, en el colegio las notas disminuyen, la inteligencia empieza a variar, y es que la víctima no rinde de la misma forma, ausentismo escolar, incluso, deserción escolar, matrimonios disfuncionales. Todas estas señales se pueden evidenciar con una evaluación psicológica”.

Nota escrita por los corresponsales escolares Paulo Renato Escudero Meza, Yhanara Julieth Espinoza Tarrillo, Cielo Génesis León Cisneros, María Krystal Mendoza Gallardo y Andrea Milagros Saga Espinoza de la IE 5080 Sor Ana de los Ángeles-Ciudad Satélite Santa Rosa-Callao. Bajo la mentoría del docente Aldo Gabriel Vela Zegarra y el periodista Pedro Canelo.