Daniel San Román

En el suelen haber periodos hegemónicos. Eras de dominio absoluto y de reinados indiscutidos que suceden en pilotos y también con constructores. Tal vez por el protagonismo de los flashes son los hombres los que se llevan la gloria de los recuerdos. Sin embargo, como bien dice el gran Jorge “Chupo” Arriola esto “no dejan de ser carreras de autos y por eso los autos son tan importantes como los pilotos”. Por eso si bien es fácil maravillarse con los baños de champagne y las historias de superación no podemos ignorar las escuderías que convierten en realidad el sueño de los mortales.

En estos días que la categoría vive un renacer en la afición y que es ineludible aceptar que la juventud está llegando masivamente a las tribunas es comprensible que para muchos nuevos seguidores Ferrari no sea relevante más allá de la mención que vieron en la película “Cars”. Esto sucede, tal vez, porque desde hace más de 14 años la casa italiana no es campeona. Una sequía que sumada a los bloopers que han protagonizado este año en boxes y a absurdas estrategias hace casi imposible, para los nuevos aficionados, verlos como el gigante que son. No olvidemos que es Ferrari la gran escudería de la categoría. La única que ha ganado 16 de las 65 coronas disputadas.

EN VIVO: F1, GP de México 2022 en vivo: horarios, TV, boletos y dónde ver la carrera

El domingo pasado, en Texas, y ha logrado quebrar la era de Mercedes. La casa alemana venía de ocho coronas consecutivas y este 2022 ha tenido que ver cómo los alados han detenido la ampliación de su récord. Red Bull, que no se consagraba como la mejor escudería desde el 2013, se ha dado el gusto de celebrar a falta de 3 carreras que concluya la temporada.

Y si bien lo visto en pista ha sido contundente es importante dejar en claro que es el producto de un trabajo de largo aliento donde la pieza principal ha sido el ingeniero Adrian Newey. Un hombre que ha logrado poner sobre la pista diez autos históricos que quebraron todas las marcas en sus temporadas: los Red Bull 2010, 2011, 2013, 2021 y 2022, los Williams 1992, 1993 y 1996 así como los McLaren 1998 y 2005.

Sin embargo, no todo es alegría para Red Bull. Esta semana se ha confirmado la sanción por superar el límite presupuestario de la categoría. Así la escudería deberá pagar una multa de 7 millones de dólares y tendrá una reducción de 10% de su tiempo de desarrollo aerodinámico lo cual sin dudas impactará en el monoplaza que dispongan en el 2023.

Al haber ganado el campeonato de constructores, al equipo le correspondía el 70% del tiempo de pruebas aerodinámicas del séptimo clasificado, pero ahora se reducirá en una décima, lo que significa que se reduce al 63%. En caso de que Ferrari y Mercedes mantengan el segundo y tercer puesto en la clasificación, tendrán el 75% y el 80% del tiempo de pruebas aerodinámicas. Sin lugar a dudas un fuerte castigo que hiciera parecer que el bicampeonato será cuesta arriba.

---------

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más