En una fábrica de Pakistán más de mil trabajadores se encargan de elaborar Brazuca, el balón del mundial