Miguel Villegas

El fútbol también es glamour. O siempre lo fue: un reloj Hublot dice que faltan 4 horas para el partido, decenas de botellas José Pariente de vino blanco esperan, orgullosas, abrirse, la PlayStation te da un brazalete vip, Nissan lleva a sus invitados en autos Leaf eléctricos, cero emisión de gases tóxicos, cero contaminación. La también es esta glamorosa villa, instalada en el frontis del Wanda Metropolitano, a donde ha llegado El Comercio para comprobar que la elegancia y el charm, no solo es un taco de Kane o una pintura de Salah.

Champions League

Firmas como Mastercard, GazProm, Pepsi, Heiniken, Santander o Nissan, patrocinadores oficiales de la Champions League 2019, levantaron un edificio de casi 2 hectáreas para mostrarle al mundo que el fútbol hoy es un espectáculo.

Se pueden ver autos de última tecnología -el Leaf, por ejemplo, venta de camisetas -la cola es como si el pan escaseara- y un ejército de señoritas y muchachos ofrecen lo mejor de una carta de vinos, champagne y sangrías. El paraíso, antes de ver el otro paraíso: el partidazo entre .

Así se vive la final de la Champions League
El camino hacia el impresionante estadio del Atlético de Madrid, el Wanda Metropolitano