La huelga del 2012 fue la última grande que hubo. (Foto: Archivo El Comercio)
La huelga del 2012 fue la última grande que hubo. (Foto: Archivo El Comercio)
Christian Cruz Valdivia

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

Etapas de crisis y de luz roja. Tiempos en los que tuvieron que detenerse competencias para encontrar reformas. Pequeñas o grandes etapas críticas han existido siempre en la historia del deporte peruano y hoy vivimos una de ellas. Esta vez, la pausa ha sido generada por la pandemia del . Cada vez que el deporte tambaleó, parecía que todo se derrumbaba, pero siempre se sacó algo bueno. Algo nuevo. Un cambio, un giro de timón buscando nuevos resultados.

CONTENIDO PARA SUSCRIPTORES: La difícil situación de la salud mental en el deporte peruano: ¿cuánto se cuida y cómo se trata?

En estos días de coronavirus, algunos clubes de fútbol entrenan en sus burbujas sanitarias, otros lo hacen mediante zoom y los deportistas federados no pueden hacer uso de las sedes por la prohibición dictada por el Gobierno. A continuación, recordamos otros cuatro casos en los que el deporte estuvo en jaque, cómo se solucionó y lo que se logró de eso.


Un torneo cancelado por la huelga del 2003

El fin de semana del 8 de noviembre del 2003 se debía disputar la 16 fecha del Descentralizado de ese año. Sport Boys y Alianza Atlético abrían la jornada, pero en el estadio Miguel Grau del Callao solo hubo silencio. Así empezó la huelga de la Agremiación de Fútbol (Safap) que obligó a que la Federación Peruana de Fútbol (FPF) cancelara el Clausura -se declaró a Alianza ganador- y que se juegue el famoso ‘cuadrangular de tres’ para determinar al tercer clasificado a la Copa Libertadores.

“El fútbol era tierra de nadie”, nos dice ahora Fernando Revilla, gerente general de la Agremiación, que estuvo desde los inicios de este gremio, en el 2001. Eran tiempos en el que los clubes no cumplían con pagar los contratos, echaban a mansalva a sus jugadores y donde la informalidad llevaba a que los futbolistas no sean considerados como trabajadores con derechos propios. “Los futbolistas estaban hartos de esa situación. Fue la primera huelga acatada por todos y como no hubo acuerdo se acabó el torneo”, recuerda Revilla.

En efecto, tanto las fechas 16 y 17 del Clausura se jugaron con juveniles. Luego la FPF las tuvo que anular, así como dar por finalizado el torneo antes de tiempo. Los reclamos apuntaban a que existían deudas de clubes con sus jugadores desde el 2001 y no se hacían cargo. La Safap venía trabajando en el tema desde inicios de año, pero al no encontrar solución, en noviembre paró todo.

“Se paró el campeonato. Yo estaba en Alianza Atlético de Sullana y recuerdo que fue un momento tenso. Se llevó a consecuencias que pocos pensábamos, pero sirvió para lo que venía”, narra ahora Leao Butrón, portero que ha realizado toda su carrera en el fútbol peruano, por lo que ha vivido en carne propia los cambios.

La Safap tenía un pliego de propuestas que había trabajado y que, incluso ya había acordado con la Asociación Deportiva de Fútbol Profesional (ADFP), entidad que organizaba a los clubes y se hacía cargo del campeonato local. Sin embargo, era noviembre y no se implementaban, por eso se realizó la huelga. “Pelearon por sus estatutos”, recuerda un dirigente que en esos momentos laboraba en la ADFP pero que prefiere no ser identificado. Tras la intervención de la FPF, se logró la aprobación de los pedidos que tenía en sus manos la Safap.

MotivosLogros
- Informalidad en el fútbol
- Deudas atrasadas
- Que se cumplan los contratos – pago de deudas a fin de año y se evitaba despedidos arbitrarios
- Estatuto del Futbolista – Se reconoce los derechos del futbolista.
- Cámara de Resolución de Disputas – tribunal donde los futbolistas podían denunciar abusos o despidos e incluso exigir la salida de algún club por deudas.
- Contrato tipo - se reconocer al futbolista como trabajador, con todos los derechos que eso conlleva, desde pago de seguro social hasta
- Control de planillas – se exigió que los futbolistas firmen planillas donde informaban que el club les había cumplido con el pago de sus sueldos.

No solo se empezaron a solucionar los problemas laborales, como el pago de deudas, sino que se empezó con la formalización del fútbol. “Fue un punto de quiebre”, reconoce Leao Butrón. “Es el inicio de la formalización del fútbol”, reconoce el ex dirigente de la ADFP. “También fue el inicio de la institucionalización del fútbol”, agrega Revilla, ya que -con las nuevas exigencias- las instituciones debían tener personal especializado para sus labores.

CONTENIDO PARA SUSCRIPTORES: ¿Se sumará Jefferson Farfán a esta lista?: los futbolistas de Segunda que llegaron a las selecciones peruanas

ASÍ PASÓ

  • Debido a la paralización, se determinó que Alianza Lima, líder del Torneo Clausura hasta el momento de la paralización, clasifique a la final ante Sporting Cristal, ganador del Torneo Apertura.
  • Se estableció un cuadrangular entre el 3° y el 6° para determinar al tercer clasificado a la Copa. Antes, Cienciano (7°) y Huaral (6°) se enfrentaron para ser parte del cuadrangular. Boys, Bolognesi y Alianza Atlético eran los otros equipos.
  • Boys, tercero en el la tabla del Acumulado si se consideraba la fecha 16 y 17, que se jugó con juveniles, reclamó que el cupo le pertenecía y decidió no ser parte del cuadrangular.
  • Finalmente Cienciano clasificó a la Copa Libertadores en el cuadrangular. Ese fin de año también celebró la Copa Sudamericana ante River Plate.

La San Martín se retiró en el 2012

La imagen de la indumentaria deportiva de los jugadores de la San Martín metida en bolsas negras de basura sin duda fue de lo más impactante a inicios de la temporada deportiva del 2012.

El 16 de febrero faltaban dos días para que se juegue la primera fecha del Apertura y la Agremiación decidió irse a huelga. “No fue originada por nosotros. Fue más bien una reacción”, recuerda Fernando Revilla. Resulta que el reglamento del torneo permitía que los clubes deudores puedan refinanciar pagos hasta en 24 meses, lo que no fue del gusto de clubes formales como la Universidad San Martín y la Universidad César Vallejo. “Ellos se quejaban de que ellos pagaban todo y los demás no”, nos comenta el dirigente de la ADFP.

Tras un 2011 donde hasta siete partidos se decidieron en mesa debido a reclamos por deudas y donde se descubrió el tema de las dobles planillas o planillas falsas (Universitario y Alianza Lima incurrieron en ello para evitar perder por W.O. por no pagar remuneraciones al día), la situación económica de varios clubes parecía insostenible para el 2012. Los cremas tuvieron que pagar 140 mil dólares para quedar habilitados, mientras que Alianza debía 570 mil dólares. Boys supera los 450 mil dólares de deuda y la de Cienciano llegaba a los 600 mil. Ante esto, los clubes decidieron extender el refinanciamiento de esos pagos en 24 meses, algo que no gustó en la Safap.

“Eso afectaba todo lo que habíamos conseguido desde el 2003. Nosotros dábamos facilidades de refinanciamiento, pero esa vez nos pasaron por encima”, recuerda Fernando Revilla. La primera fecha se jugó con juveniles y la Universidad San Martín no llegó a viajar a Arequipa para su partido ante Melgar, lo que provocó que la directiva santa decida el retiro del club del torneo y del despido de todos sus jugadores. Vallejo y U. Comercio también anunciaron que dejaban el certamen, aunque no concretaron su amenaza. “Fue muy complicada. Los dirigentes querían cambiar lo que ya se había logrado. Querían volver al, como se dice, ‘perro muerto’”, nos dice ahora Leao Butrón, quien en ese año justamente era portero de la San Martín


MotivoLogros
- Reacción a acuerdos de clubes de extender deudas- Creación del Órgano de Control Económico Financiero
- Control de presupuesto para que jugadores extranjeros puedan jugar
- Pago de deudas en un año o refinanciamiento aprobado por Safap
CONTENIDO PARA SUSCRIPTORES: La escuela de Tom Brady: casos de deportistas peruanos que compiten sin importar la edad

Mientras la Safap acordaba con la FPF que los pagos se realicen en un año, la ADFP no aceptaba ese acuerdo y buscaba que se cumpla que sean en dos años. Finalmente, la ADFP tuvo que aceptar y el torneo se reanudó. En una Asamblea de Clubes se decidió la reintegración de la San Martín, que retomó la actividad en la cuarta fecha.

Sin embargo, para quien fuera dirigente de la ADFP en ese momento, esta huelga se arregló rápidamente porque “los mismos jugadores abortaron el tema o se asustaron porque la San Martín empezó a despedir”. El personaje culpa directamente a los futbolistas de llegar a esa situación al aceptar los dobles contratos que firmaban el año anterior.

La creación del Órgano de Control Económico Financiero fue la solución en primera instancia. Este departamento se encargaba de vigilar el pago de contratos y deudas. Se le mandaba copia de los convenios y notificaba a los clubes en caso sus letras estaban por vencer. Si no pagaban, ya se procedía a la resta de puntos en el torneo.

Coincidentemente, el 4 de marzo salió a la luz el Decreto de Urgencia 10-2012 – que luego el Congreso elevó a rango de Ley- que permitía a Indecopi nombrar a las administraciones temporales de cinco clubes: Alianza Lima, Universitario, Sport Boys, Cienciano y Melgar, debido a las grandes deudas que tenían con Sunat y otros acreedores.

“Creo que de alguna manera los deudores quedaron expuestos. Se hizo más visible que el manejo de los clubes no era el más adecuado”, asegura ahora Revilla, aunque la huelga no fue la que desencadenó esta ley, porque esta ya se venía trabajando en el Ejecutivo debido a que las deudas con la Sunat eran millonarias.

DATOS

  • La San Martín finalmente renovó contrato con casi la totalidad de su plantel (31 jugadores). Quedaron fuera solo dos.
  • En la Asamblea de Clubes, 12 votaron a favor del retorno santos. Dos se negaron (Huancayo y Cienciano) y uno estuvo ausente (Aurich). Se reintegró al torneo para la cuarta fecha.
  • Los santos perdieron el partido ante Melgar por WO, pero pudieron reprogramar los dos partidos pendientes que no disputaron mientras se decidía su retorno al fútbol.
  • Los jugadores no cobraron el sueldo correspondiente a febrero, el tiempo que el club estuvo fuera del fútbol.

La crisis del 2009

En el 2009 también hubo una crisis debido a que los futbolistas peruanos se negaron a vestir la camiseta de la selección nacional. Cerca de 800 jugadores estuvieron de acuerdo con la medida a solo quince días de los partidos de Eliminatorias ante Ecuador y Colombia, en la fecha FIFA de junio. La Safap estableció una serie de pedidos, entre ellos, reorganizar la Asamblea de Bases de la FPF, el de reconocer como profesional la Segunda División y que los comandos técnicos de los equipos también puedan acudir a la Cámara de Resolución de Disputas. Estos dos últimos puntos se lograron sin mayores problemas.

El tema de fondo venía desde la FIFA, donde ya existía un Estatuto modelo en el cual las federaciones tenían que hacer parte a los distintos estamentos del fútbol, es decir a los futbolistas en principio. Este tema fue aceptado por la dirigencia, tanto que FPF, ADFP, Safap, Segunda y Copa Perú tuvieron una reunión con la FIFA para establecer medidas al respecto, sin embargo, el tema quedó en ‘Stand By’ porque salió de la FIFA Jerome Champagne, principal propulsor de la idea.

MotivosLogrosPendiente
- Representación de futbolistas en FPF- Se reconocía a Segunda como profesional- Inclusión de jugadores en la Asamblea FPF
- Comandos técnicos a la cámara de resolución

Recién ahora, con la nueva Hoja de Ruta que estableció la FIFA y que el Perú debe realizar durante este 2021 se verá la representación del futbolista y otros actores del sistema representados en la Asamblea. Como se sabe, la junta directiva de Agustín Lozano se quedará todo este año con el objetivo de adecuar el sistema al que exige la FIFA.

Los deportistas fuera del PAD

La ola de los Panamericanos Lima 2019 se estrelló rápidamente para muchos atletas con las malas decisiones de las autoridades deportivas. El 13 de octubre del 2019 se hizo público que 147 deportistas habían sido apartados del Programa de Apoyo al Deportista, sistema que subvención económica a cientos de atletas nacionales. La voz la alzaron no solo los afectados, como Paola Mautino, sino también sus colegas que apoyaban su causa.

El Instituto Peruano del Deporte (IPD) era presidido en ese momento por Sebastián Suito, explicó que la medida se debió a criterios técnicos entregados por el Órgano de Control Institucional (OCI), entre ellos el no haber ganado medallas en los últimos seis meses.

Suito señaló como responsable a Víctor Aspíllaga, director de la Dirección Nacional de Deporte Afiliado del IPD (Dinadaf) en ese momento. “Yo no me voy a meter en cada una de las evaluaciones técnicos. Ellos [Dinadaf] tienen esa función”, declaró para El Comercio en ese entonces.

Ante la exclusión de los deportistas del PAD, Aspíllaga renunció a su cargo al considerar injusta la medida. “Los funcionarios del OCI no son especialistas en deporte”, explicó el ex remero. “La auditoria ha sido hecha por contadores y personas que no tienen noción de deporte”, dijo en una entrevista con El Comercio, y puso como ejemplo que en el caso que Alexandra Grande no hubiera ganado una medalla en Lima 2019, quizás se hubiera quedado sin PAD o el mismo Stefano Peschiera, que no subió al podio en los Panamericanos, pudo verse afectado si no estaba ya clasificado a Tokio 2020.

La primera gran consecuencia fue la renuncia de Sebastián Suito a la presidencia del IPD. Lo hizo solo once días de conocida la noticia de los deportistas y el PAD y con el anunció de que se iban a reponer las subvenciones a los atletas, sin embargo, este no era un trámite tan sencillo. Hasta diciembre de ese año solo regresaron 80.

También se dio origen a lo que hoy es la Asociación de Deportistas del Perú (ADP). El 18 de octubre un grupo de deportistas dio una conferencia de prensa donde daban detalles de cómo avanzaba la reposición del PAD y a la vez se anunciaba la creación del ADP. En la mesa estuvieron sentados Camila Valle, Paola Mautino y Javier McFarlane. Hoy las dos primeras son presidente y vicepresidenta, respectivamente, del ADP. Justamente el pasado 1 de febrero hicieron público su inscripción en Registros Públicos.

“Nuestra meta es que el deportista se sienta respaldado y escuchado. Hacer que el deporte sea como tiene que ser, que el deportista se preocupe por competir”, nos dice Mario Andrés Mustafa, tesorero de la Asociación.

Una de sus primeras acciones ha sido alzar la voz ante la coyuntura actual en la que no se puede entrenar. Por ello, como Asociación han hecho llegar una carta al IPD donde sugieren que la vuelta a los entrenamientos sea en una burbuja deportiva sanitaria con orden prioritario para los que están clasificados a Tokio 2020 y los que buscan un cupo. Luego que se puedan sumar los federados. “Entendemos la situación que está pasando el país, pero haremos lo posible para que nuestros atletas entrenen”, nos dice Daniella Borda, secretaria de la Asociación.

¿SE AVANZÓ?

La Ministra de Educación de fines del 2019, Flor Pablo, anunció la reestructuración de la entidad que rige el deporte peruano y para los primeros días de noviembre ya se tenía a Gustavo San Martín como nuevo presidente del IPD. Al ser consultados al respecto de esa mencionada reestructuración, el dirigente nos respondió en diciembre último que durante el 2020 algunas tareas cambiaron por la pandemia, pero que sí se pudo avanzar en algunas cosas de la reestructuración. “Hay una reorganización interna con un nuevo manual de organización con nuevo reglamento, con nuevas herramientas”, nos comentó.

A través del IPD los clubes de fútbol y federaciones tuvieron que implementar sus protocolos para trabajar durante la pandemia y eso continúa hasta el momento. Sin embargo, en la actualidad la nueva cuarentena dictada por el Gobierno de Francisco Sagasti ha paralizado todo y al menos hasta el 14 de febrero no habrá actividad. Este miércoles quizás haya novedades, pero la realidad no dicta buenos augurios.

MÁS EN DT

VIDEO RECOMENDADO

Futbolistas peruanos comparten su dolor por la partida ‘Morro’ García
Futbolistas nacionales también se mostraron conmovidos tras la pérdida del ‘Morro’ García en las últimas horas. Wilder Cartagena, quien compartió con el delantero en Godoy Cruz, no pudo evitar sentirse dolido por la noticia.