El piloto francés reconoció que las motos lo ayudan en la parte de navegación por las huellas que dejan. Fernando Alonso sacó provecho de la confusión. (Foto: Dakar.com)
El piloto francés reconoció que las motos lo ayudan en la parte de navegación por las huellas que dejan. Fernando Alonso sacó provecho de la confusión. (Foto: Dakar.com)
Christian Cruz Valdivia

Este lunes se disputó la octava etapa del Dakar 2020 en un bucle alrededor de Wadi Al-Dawasir en la que solo corrieron los coches, SxS y camiones. Las motos y cuatrimotos no corrieron como homenaje al fallecimiento de Paulo Gonçalves.

¬

¬

Fernando Alonso sobre el fallecimiento de Gonçalves. (Video: Christian Cruz Valdivia, enviado especial de El Comercio).


La ausencia de motos, sorprendentemente, no favoreció al trabajo de los pilotos de coches y ellos lo aceptaron abiertamente. "El hecho que haya motos siempre ayuda", declaró Carlos Sainz, actual líder de la categoría.

La razón la dio Stéphane Peterhansel. "Es la primera vez que rodamos sin la huella de las motos y si la navegación es de por sí complicada cuando se abre, en las dunas lo es aún más, puesto que uno siempre tiende a desviarse. Los motociclistas nos ayudan muchísimo en la navegación", declaró el francés a su llegada al campamento.

El que sacó provecho de todo esto fue Fernando Alonso. El debutante logró el segundo lugar del día gracias a la gran navegación de su copiloto Marc Coma. "Sin las huellas de las motos, los dos o tres coches que teníamos delante no han podido mantener la cadencia de los días anteriores, y eso nos ha beneficiado", declaró el asturiano.

Una jornada incompleta por la ausencia de las motocicletas, pero igual de competitiva entre los coches. Mientras el campamento se va recuperando de la pérdida de Gonçalves, el rally retoma su camino.

No te pierdas