El austriaco Dominic Thiem consiguió el primer Grand Slam de su carrera en el US Open 2020. (Foto: AFP)
El austriaco Dominic Thiem consiguió el primer Grand Slam de su carrera en el US Open 2020. (Foto: AFP)
Patrick Espejo

Fueron cuatro horas de una batalla memorable. Para los amantes del tenis, el triunfo de en el fue espectacular, viniendo de atrás, estirando la agonía hasta un quinto set. Faltó un estadio Arthur Ashe lleno de aficionados, como en los años anteriores, pero se entiende que el virus mortal lo impide ahora (y, quizá, en el futuro). Le ganó al alemán Alexander Zverev 2-6, 4-6, 6-4, 6-3 y 7-6 (6). Fue épico.

CONTENIDO PARA SUSCRIPTORES: Neymar toma la justicia por sus manos: ¿su nueva expulsión es la más justa de todas sus polémicas en el fútbol?

El austríaco había sido finalista en el Roland Garros (2018 y 2019) y este año en el Abierto de Australia, pero en ninguna de esas ocasiones la había ganado. El del domingo fue su primer Grand Slam. Lleva el sello del chileno Nicolás Massú, su entrenador, el doble campeón olímpico en Atenas 2004 (individual y dobles, junto a Fernando González).

El punto de Alexander Zverev en la final del US Open | Video: ESPN

Thiem se mantiene entre otros tres nombres gloriosos del tenis mundial: de acuerdo al ránking mundial –en el que el peruano Juan Pablo Varillas descendió cuatro posiciones para ubicarse en el puesto 142–, Thiem se mantiene tercero, por detrás de Novak Djokovic y Rafael Nadal, y delante de Roger Federer (el más grande de toda la historia).

Pero el camino de la historia de este campeón involucra al Perú.

Hay una leyenda que está ligada al fútbol, pero que bien podría aplicarse aquí. Esa leyenda dice que, en los Mundiales, aquel país que se enfrenta a Perú está ‘tocado por el destino’ y termina siendo campeón mundial. Pasó en Uruguay 1930 donde los anfitriones fueron los campeones; en México 70, el título fue de Brasil; en Argentina 1978 nuevamente los anfitriones ganaron, en España 82 el campeón fue Italia y en Rusia 2018 lo ganó Francia.

El portal especializado en tenis, Tenis al Máximo, recordaba que en los torneos disputados en el Perú pasaron muchos campeones, incluyendo a Thiem, cuando apenas eran adolescentes. El austríaco jugó aquí y, de hecho, ganó hace 10 años el título del Inka Bowl Sub 18 que se disputó en Arequipa, venciendo al japonés Taro Daniel, 6-4 y 6-2.

Curioso dato. Pero no es el único del mundo del tenis que pasó por el Perú antes de alcanzar la fama mundial. Andy Murray, dos veces campeón olímpico (Londres 2012 y Río 2016) fue campeón en dobles en el mismo Inka Bowl en el 2003; el japonés Kei Nishikori también ganó los dobles en el 2005 para años después ser finalista en el Abierto de Estados Unidos (2014) y ganar la presea de bronce en los Juegos Olímpicos de Río 2016.

Hay tantos otros que compitieron aquí y alcanzaron fama mundial. En el otro lado del abanico, hay también de los consagrados que llegaron al Perú ya con esa fama bien ganada. De pronto, recordé que el año pasado, el Perú vio competir a 108 medallistas olímpicos disputando los Juegos Panamericanos. Muchos, quien sabe, subirán al podio en Tokio. Quizá sea solo un guiño con la historia. Pero son detalles para pensar. O un empujoncito para que las federaciones continúen animándose a solicitar ser sede de citas internacionales.

MÁS EN DT...

NO DEJES DE VER

Christofer Gonzales estuvo cerca de anotar: Sporting Cristal vs. Cienciano (Video:GOLPERU)