Boca ya tuvo que usar a sus juveniles en el pasado encuentro ante San Lorenzo. (Foto: @BocaJrsOficial)
Boca ya tuvo que usar a sus juveniles en el pasado encuentro ante San Lorenzo. (Foto: @BocaJrsOficial)
Redacción EC

Los problemas para Boca Juniors continúan, luego de la eliminación en la Copa Libertadores. Tras caer por penales ante Atlético Mineiro, el plantel argentino protagonizó un escándalo en vestuarios y todo el plantel demoró en su llegada a Argentina, por lo que tuvieron que ser aislados.

Debido a esto y a que en la Liga argentina le recharazon el pedido de postergar el partido para después del aislamiento anticovid-19 de los profesionales, Boca Juniors tendrá que echar mano de nuevo a sus juveniles para jugar este martes 27 de julio, el clásico ante San Lorenzo.

“Los días y horarios serán inapelables por los clubes”, expresó la Liga Profesional de Fútbol (LPF) en una nota de respuesta al reclamo del club xeneize, cuyo plantel estará en cuarentena hasta la tarde del miércoles por orden del gobierno a raíz de los incidentes tras ser eliminado el equipo de la Copa Libertadores en el partido ante Mineiro de Brasil.

La entidad de La Ribera había enviado su reclamo a la LPF para “afrontar el encuentro por la tercera fecha (con San Lorenzo) en igualdad de condiciones deportivas y así evitar exponer a nuestros juveniles a tres compromisos deportivos en un lapso menor a cinco días, lo cual atenta contra su condición psicofísica”.

Los boquenses tuvieron que presentar un equipo de juveniles el sábado ante Banfield, con digno empate sin goles por la segunda fecha, luego de haber jugado la mayoría de ellos el viernes un partido de divisiones inferiores.

Los juveniles están afectados por “desgarros, calambres y dolencias musculares”, dijo el club auriazul en su pedido de postergar el clásico por uno o dos días, pretensión que fue rechazada.