José Mourinho recordó una anécdota con Cristiano Ronaldo. (Foto: EFE)
José Mourinho recordó una anécdota con Cristiano Ronaldo. (Foto: EFE)
Redacción EC

José Mourinho es uno de los personajes del mundo del fútbol que tiene muchas historias por contar. Por ello, el nuevo entrenador de la Roma fue considerado por su compatriota Joao Gabriel para participar en el libro ‘Manténganse locos y hambrientos’. Entre los tantos episodios que ha vivido a lo largo de su carrera, el DT recordó dos: uno con Cristiano Ronaldo y otro con Tito Vilanova, asistente de Pep Guardiola y luego técnico de Barcelona.

De entrada, el estratega luso inició con un concepto general y luego pasó a un caso específico, relacionado con ‘CR7’. Tengo un problema con los futbolistas egocéntricos, esos que anteponen metas personales a las metas de equipo. Esto complica el trabajo”, comentó el DT en declaraciones que reprodujeron los diarios deportivos españoles como Marca y AS.

Y siguió con Cristiano: “Estábamos en el último minuto de un partido con el Valencia. Veníamos de dos empates consecutivos, pero ganábamos ese partido 2-0. Ronaldo perdió el balón tras intentar un regate a Joao Pereira y casi marca el Valencia. Le dije que después de dos empates era diferente ganar 2-0 a 2-1. No le gustó lo que le dije, pero no fue nada especial”, cerró.

El amargo episodio con Tito Vilanova

Los clásicos entre Real Madrid y Barcelona, en la época de José Mourinho y Pep Guardiola, siempre se desarrollaron en medio de ambientes tensos que desembocaron, en algunos casos, en escenas violentas dentro y fuera del campo. Precisamente, el preparador tuvo un cruce con Tito Vilanova.

‘Mou’ metió un dedo en el ojo del asistente de Guardiola durante el clásico español por la Supercopa del 2011. Por esa acción, el DT de la Roma está arrepentido: “Yo fui el que falló, no debería haber hecho lo que hice. Claro que no, la imagen negativa se queda para siempre. Tito no tuvo nada que ver con eso. Lo siento por él”, comentó.

Para cerrar, Mourinho ensayó una explicación para justificar la reacción que tuvo hace ya diez años atrás cuando le tocó trabajar en España. “El Barça era bueno jugando, pero era mejor condicionando al rival y manipulando decisiones y percepciones”, manifestó el estratega portugués.