Renzo Gómez Vega

¿Cuándo se murió la liga de las estrellas? ¿Cuando se marchó al París Saint Germain o ayer, cuando tres de sus equipos más legendarios no sobrevivieron a la quinta fecha de la fase de grupos de la Champions League y se marcharon con la cola entre las piernas?

, y han corrido la misma suerte y no es una casualidad ni ninguna sorpresa. El fútbol español ha carecido de incertidumbre a lo largo de su historia: es un combate de dos, a veces de tres, pero nunca más de cuatro contrincantes. Es terreno fértil para los apostadores: raras veces ocurre un resultado atípico.

Los lugares que ocupan el Sevilla y el Atlético de Madrid antes lo tenían el Valencia y el Deportivo La Coruña. Algunas temporadas el Villarreal, y cuando se animan, la Real Sociedad y el Athletic de Bilbao. Pero su competitividad no ha dado para más. Los resultados están allí: más que la Orejona, su nivel les alcanza para tentar la Europa League, la Copa Sudamericana del otro lado del charco. Excepto el Real Madrid, claro, todopoderoso y supremo que no juega, campeona.

Cuestión de ídolos

Se ha comentado largo y tendido sobre la frialdad con la que el Real Madrid trata a sus ídolos. ha sido criticado con fiereza por haberse desprendido de sus canteranos con categoría de leyendas: , y , por citar algunos. Para la mayoría de la hinchada madridista todos ellos debían quedarse de por vida en el Santiago Bernabéu y en Valdebebas. Para Florentino no y ya ven: catorce Orejonas en sus vitrinas. Cinco de ellas en los últimos ocho años.

Sergio Ramos e Iker Casillas, dos capitanes muy celebrados en Madrid.
Sergio Ramos e Iker Casillas, dos capitanes muy celebrados en Madrid.

En Cataluña, a los dirigentes culés les cuesta tomar decisiones con la razón. La sensiblería guía sus pasos. Son el otro extremo: dejan envejecer a sus ídolos hasta que empiezan a dar vergüenza ajena y acaban como una caricatura de lo que fueron alguna vez. , compañero del mediocampo de Xavi, portó la cinta ayer ante el Bayern Múnich. Su físico esmirriado que nunca le restó brillo a su técnica exquisita y su inteligencia espacial hoy le marca límites a los 34 años. Tenerlo como ancla es ser generoso con el rival.

Gerard Piqué y Sergio Busquets, dos veteranos que no dan más. (Foto: EFE)
Gerard Piqué y Sergio Busquets, dos veteranos que no dan más. (Foto: EFE)

, que no tuvo un solo minuto ante los alemanes, debe agradecerle a la vida haber coincidido con Puyol, que siempre le cuidó las espaldas, y con Guardiola, que lo transformó en un zaguero decente. Hace años que emplea su destreza para negociados sospechosos, y organizar mundiales de globos. Poderoso es, pero no inimputable.

Humillación culé

Barcelona enfrentó desahuciado al Bayern Múnich: el Inter de Milán no le dio ninguna esperanza y derrotó por 4-0 al Viktoria Plzen un rato antes de que saltaran al Camp Nou. Un doblete de Dzeko, un tanto de Mkhitaryan y otro de Lukaku confinaron al equipo de Xavi a su segunda Europa League como premio consuelo, que de consuelo tiene muy poco.

Barcelona cayó goleado 0-3 ante el Bayern Múnich. (Foto: AFP)
Barcelona cayó goleado 0-3 ante el Bayern Múnich. (Foto: AFP)

Pero lo del Barza fue atroz: ni siquiera pudieron regalarle un triunfo a su gente. Es más, ni siquiera pelearon el partido. El Bayern Múnich, su némesis, le asestó tres goles: Mané, Choupo-Moting y Pavard. El Madrid, el campeón vigente, es el único en carrera. Faltaba más.

-----------

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más