Erick Delgado y otras peleas de vestuarios en el fútbol peruano
Erick Delgado y otras peleas de vestuarios en el fútbol peruano
Redacción EC

El último domingo,  arrancó un valioso empate ante Cienciano en Cusco, pero al parecer la altura le afectó al conjunto edil. Al término del primer tiempo, y Marcos Barrera se agarraron a golpes.

¿Qué pasó? Según se conoce por testigos, Marcos Barrera increpó a Erick Delgado por algunas intervenciones que el jugador consideró "inncesarias" y que perjudicaban al equipo. Dicho reclamo no fue del gusto del portero quien respondió disgustado. A continuación vinieron los insultos y los golpes. 

La pelea dejó el rumor de que Erick Delgado había perdido un diente en la gresca con Marcos Barrera. Sin embargo, el arquero de Deportivo Municipal se encargó de desmentirlo con una foto en Twitter en la que aparece mostrando su sonrisa. 

A continuación otras historias de peleas en el fútbol peruano:  

1. EL HAMBRE DE 'CUTO'. La sangre no llegó al río, pero Luis Guadalupe y Johan Fano protagonizaron un vergonzoso conato de bronca dentro y fuera de la cancha del estadio Heraclio Tapia. Fue un 19 de junio del 2013. Al final del partido, el 'Cuto' buscó al delantero para pegarle. No logró su cometido porque fue detenido por la policía y sus compañeros. A propósito de esta riña que se inició en el 2007 en Universitario, recuerda otras sonadas peleas.

2. LA FURIA DEL 'DIAMANTE'. El Inti Gas ante San Martín disputado en agosto del año pasado en Ayacucho culminó bien caliente. Tanto así, que Julio César Uribe, por aquel tiempo DT de los santos, desató su bronca en contra de Carlos Orejuela. Al finalizar el encuentro, el 'Flaco' se acerca al 'Diamante' y le dio su opinión por una jugada polémica. En un principio, Uribe no respondió, pero luego le dijo de todo. Lo insultó fuerte y de no ser porque sus ayudantes lo tranquilizaron, el desenlace pudo haber sido peor.

3. ATAQUE DEL ‘BÚFALO’. En agosto del 2009, Roberto Ovelar llegó a Alianza decidido a reeditar de manera frecuente los chispazos de delantero recio y eficiente que mostró en su paso por la San Martín (2008). Pero su inicio en tienda victoriana fue accidentado. Pasó de lesión a lesión; y cuando ya había agarrado ritmo en los entrenamientos se encontró con un accidente aún peor. Durante una práctica en Lurín, respondió de furibunda patada a un jalón del juvenil Jorge Molina, mientras ambos disputaban el balón. Molina contraatacó de un cabezazo y lo que vino luego fue un cruce de puñetes y patadas que se perdían en el aire gracias a la rápida intervención de sus compañeros. Al final, el que llevó la peor parte fue Aldo Corzo, uno de los más vehementes en detener el enfrentamiento. Días después, Jorge Molina protagonizó un incidente similar y Ovelar alcanzó el titularato.

4. EL DÍSCOLO BARRIONUEVO. Año 2002, estadio de Matute. Carlos Barrionuevo controla la pelota en la mitad de su campo. Se juega un ‘reducido’ en el que participan el habitual equipo titular de Alianza y los suplentes, entre ellos un mozalbete de 17 años, hermano menor de Henry Quinteros, el ‘Pato’, volante ya curtido en tienda blanquiazul. Con inteligencia y velocidad, el joven roba el balón a Barrionuevo pero esa sonrisa, casi su sello de familia, lo traiciona. El argentino advierte que ha sido burlado y arremete contra el juvenil hasta dejarlo en el suelo. Abajo lo patea, lo vuelve a patear y a punta de golpes, de iracundos golpes, hace estéril cada esfuerzo del Quinteros menor por reincorporarse. El episodio corresponde a una práctica del equipo de Alianza que entonces dirigía el ‘Chepe’ Torres y que fue eliminado de la Copa Sudamericana por Nacional de Uruguay (1-3). En aquel choque, Barrionuevo fue expulsado por un planchazo en la ingle a un jugador rival. Semanas después, el argentino se enfrentó a un grupo de hinchas en Trujillo e hizo destrozos en un bar de esa ciudad. Su polémica salida quedó enmarcada con esta declaración del ex vicepresidente íntimo, Peter Ramsey: “El club le puso hasta psicólogo para que tenga un mejor comportamiento, pero esto fue imposible”.

5. DUELO DE TITANES. Quienes estuvieron frente a Flavio Maestri la tarde del 24 de noviembre del 2006, en Matute, lo vieron estallar luego de que un jugador juvenil le pasara el balón entre las piernas y, tras veloz enganche, lo dejara mal parado ante el resto del plantel. Flavio, de quien se asegura fue una suerte de ‘vaca sagrada’ durante sus años en Sporting Cristal, no aguantó tamaña ‘falta de respeto’ y golpeó al futbolista. Tal arrebato del ‘Cali’ fue sin tomar en cuenta que ya no estaba en La Florida. Era La Victoria. Francisco Pizarro, ex portero suplente, se encargó de contener el ímpetu de Maestri, primero en cancha y luego en los vestuarios. La bronca fue típica de ‘la salida de colegio’. Un round de cinco minutos auspiciado, según gente que recuerda el incidente, por el propio Gerardo Pelusso. Los días posteriores, Flavio apareció con lentes oscuros y pequeños hematomas evidentes en el rostro. A ‘Panchi’ no se le vio mucho, pero desde entonces todos en La Victoria lo quisieron más. El asunto quedó en aquel camerino. Nunca volvieron a tener más roces. Aunque Pizarro sí. El año pasado se agarró a golpes con Juan Flores. Al final terminaron pidiendo disculpas públicamente.

6. DOS TORRES. El 2005, en la ‘U’, fue un año convulsionado. Un día, mientras los periodistas esperaban en el palco a que salga algún jugador para declarar, se escucharon gritos provenientes desde un vestuario. El bestiario crema recuerda que fueron los dos más ‘altos’ referentes de ese equipo los que se agarraron a golpes, aunque también estuvieron involucrados otros referentes cremas como Piero Alva y Gregorio Bernales. José Basualdo, quien era el técnico del cuadro crema, entró corriendo al camarín cuando oyó el ruido y después regresó a donde los hombres de prensa con una de sus frases de antología: “Tengo dos heridos, pero los arreglo con un curita”.

7. DUELO DE TÉCNICOS. El técnico de Inti Gas fue a buscar al DT de Universitario tras la derrota en el Monumental para reprocharle su actitud en la previa que condicionó, a su entender, la actuación de los árbitros. El argentino solo se limitó a ningunearlo: “¡Quién sos vos!”, le dijo. Un pésimo espectáculo por tratarse de dos entrenadores profesionales. Lo mismo ocurrió con Julio César Uribe y el uruguayo Mario Viera: ambos se dijeron de todo al borde del campo en un partido entre San Martín y Cienciano. Sucedió en el estadio Miguel Grau del Callao.

8. CHECHO Y EL BURRITO. Ahora la calma parece haber llegado a Cienciano, pero años atrás la crisis en el cuadro imperial era tal que recayó en un cisma al interior del plantel. Un bando se había agolpado del lado de Juan Carlos Mariño, el talentoso volante y actual cerebro del ‘Papá’, quien contaba con el respaldo del técnico Marcelo Trobbiani. El otro estaba con Julio García, quien criticó duramente al estratega por no asumir su responsabilidad en las últimas derrotas del club y “su poco compromiso con los jugadores”. La sangre llegó al río cuando en una reunión entre el plantel completo y la directiva, Mariño y Sergio ‘Checho’ Ibarra se enfrascaron en un acalorado cruce de palabras. Llegaron a cruzar golpes pero rápidamente fueron separados por sus compañeros. Al parecer, el más perjudicado fue el ‘Checho’. Según parte de la prensa cusqueña, este terminó aquel abrupto día atendido en una clínica por un fuerte golpe en el tabique.

9. ALVA VS.HEREDIA. el plantel de Sporting Cristal entrenaba en La Florida con la calma que le había dejado el triunfo ante Alianza Atlético, por la fecha 19 del Descentralizado 2011. Pero el martes 23 de agosto de ese año, la práctica concluyó con el que entonces fue el escándalo de la semana. Piero Alva ingresó con fuerza a disputar el balón con el portero Manuel Heredia y, de inmediato, este se abalanzó al delantero lanzando patadas. Alva llegó a propinar un par de manotazos y ahí llegaron sus compañeros y comando técnico para detener la gresca. Hubo insultos y amenazas, ya separados; además la mecha casi vuelve a prender en el camarín pero todo quedó ahí. Al día siguiente, ninguno quiso hablar acerca del altercado. La directiva bajopontina los multó con el 30% de descuento en sus respectivos sueldos.

10. NUEVAMENTE EL ZORRO. Lo del ‘Zorro’ ante Heredia tenía ya un antecedente confirmado y varias historias sueltas en torno a su aparente carácter irascible. En junio del 2005, tuvo al frente, nada menos, que a Luis Guadalupe y su metro 95. El ex capitán del Aurich encaró a Alva por su “mala intención” con el juvenil Pelaez, durante un ‘reducido’ en las prácticas de Universitario. Lejos de frenar los roces, el atacante le respondió: “Calla calla. Yo te conozco desde la selección”. A eso, el ‘Cuto’ arremetió: “y, ¿quién eres tú? Tú solo eres un c…”. Alertado de esto, y antes del inmimente encontrón, el argentino José Basualdo, quien dirigía a la ‘U’, dejó una conferencia de prensa y bajó a los vestuarios para conversar con ambos jugadores. “Aquí todos somos grandes: nadie se puede ofender por un grito o por una mentada de madre”, declaró Piero días después.

11. EL TURNO DE 'MACHITO'. La insostenible crisis económica en Sport Boys, el año 2011, devino en uno de sus momentos más álgidos cuando el lateral Mario Gómez, ardido por un disputa de balón, lanzó un puñete a Christian La Torre. Por fortuna, el golpe no llegó al mentón del ‘ex jotita’ y esto permitió que el DT Alberto ‘Chochera’ Castillo, así como otros jugadores rosados, llegar a tiempo para controlar el conato. “Todo fue producto de una calentura. Es parte del fútbol. No se debe hacer tanto escándalo”, acusaba el delantero todavía en el vértigo de la gresca. ‘Chochera’ pitó el final de la práctica (equipo A vs. equipo B) y en grupos separados, los dos se fueron a las duchas.

12. SUESCÚN VS. SUÁREZ. En enero de 1992 Sporting Cristal reforzaba sus líneas de cara al inicio de la Copa Libertadores que iba a jugar frente a equipos colombianos. Apuntó en delantera a un argentino sin mayor pergamino (venía de la tercera de Racing) pero que ansiaba jugar en el Napoli de Maradona: Fabían Suescún. Tuvo varias oportunidades pero no pudo hacerse un lugar en la ofensiva que comandaba la Pepa Baldessari con Franco Navarro y eventualmente el ecuatoriano Avilés. Anotó apenas seis goles en un año y fue intrascendente en la copa, pero antes de irse dejó su recuerdo en La Florida. Chocó en una práctica con Fidel Suárez, a quien luego insultó y atacó de manera furibunda. Juan Carlos Oblitas, DT celeste ese año, tuvo que intervenir y puso a los dos jugadores a disposición de la directiva del club rimense. Era un tipo incontrolable, sostuvo parte del cuerpo médico celeste cuando el gaucho ya había partido.

13. CHOQUE DE FIERAS. Setiembre de 1993, estadio Lolo Fernández. Sergio Markarián ordenaba trotes y ejercicios con balón a los jugadores de Universitario en una parte del campo. En otra, Mario Mendaña, su preparador físico, trabajaba con el portero Juan Carlos Zubzuck que había reaparecido en el último partido de los cremas, triunfo por 4-1 sobre el UTC de Cajamarca. Esta victoria permitió a la ‘U’ ubicarse en el primer lugar de la tabla del Descentralizado, pero nada prodigaba calma a tienda merengue. José Luis ‘Puma’ Carranza y Martín Rodríguez, dos cerrojos en el mediocampo estudiantil del año en cuestión, calentaron una discusión hasta los puños. Eran buenos amigos (lo siguen siendo) pero pasaron varios días que cortaron el habla. “Ya son grandes para interceder”, declaró el ‘Mago’ a una desaparecida revista. Sin embargo, cuando todo era un misterio y se especulaba en torno a un tema irreconciliable, aparecieron bromeando, chocando las manos, y a risa tendida en un programa consurso de TV. En diciembre salieron campeones y volvieron a celebrar juntos.

14. UN PEDRO NADA SANTO. A inicios de año, Pedro García fue uno de los primeros jugadores que Aníbal Ruíz pidió para reforzar el plantel de León de Huánuco que se alista para la temporada 2012. Pero dos años atrás, todo hacía indicar que el paraguayo no lo quería. En su once titular, claro está. Pedrito era, con suerte, suplente en la Universidad San Martín, equipo que el ‘Maño’ dirigía con acierto y que ese año sacó campeón. Con Alemanno, Vitti y Arriola, García no tenía lugar y eso lo tenía de un humor pésimo. En una práctica, no estuvo de acuerdo con las indicaciones del DT y devino en una acalorada discusión que se prolongó casi media hora. Ninguno cedió y, aunque no pasó a mayores, DT y jugador se despidieron con bronca. El artillero se negó a declarar sobre el incidente pero, entre lineas, dejó un mensaje al estratega: “Yo qué voy a hablar, si no juego”. Así es.

LEE TAMBIÉN...