Renzo Gómez Vega

Antes de encontrarse ayer, en Roma, por increíble que parezca,

Ambas ocurrieron a mediados del siglo pasado. La primera el 13 de setiembre de 1959; y la segunda, el 29 de agosto de 1965. En aquellas dos ocasiones, se impuso. Desde entonces, durante casi sesenta años, buscaron revancha. Ayer, por fin, después de tanto y tanto, se les dio.

LEE TAMBIÉN | Haaland al Manchester City por 60 millones: sin él, los 10 futbolistas más caros de la historia
Final Copa Italia 1958/59 | Foto: Internet
Final Copa Italia 1958/59 | Foto: Internet

El Inter, dirigido por Simone Inzaghi, se encuentra a solo dos puntos del AC Milan a falta de dos fechas para que concluya la Serie A. Por eso, además de quebrar la maldición, era impostergable sentenciar a la Juventus de Massimiliano Allegri, que acabó la temporada en blanco, sin levantar Copa alguna.

Hasta el minuto 80, Juventus vencía por 2-1 con autoridad al Inter, con goles de Alex Sandro (50′) y Vlahovic (52′), tras una gran asistencia de Paulo Dybala.

Barella había inaugurado el marcador muy temprano (6′) con un soberbio derechazo que dejó parado a Perin, arquero de la ‘Juve’.

Pero fue a los 80′ cuando se inició la remontada, gracias a un penal inatajable del turco Calhanoglu. Eso bastó para ir al alargue.

Allí, el croata Iván Perisic fue determinante: primero al ejecutar un penal con maestría (99′) y luego con uno de sus zurdazos (102′) que ya no son tan frecuentes para el 4-2 final.

El croata Perisic fue crucial con su doblete. (Foto: EFE)
El croata Perisic fue crucial con su doblete. (Foto: EFE)

Desde el 2011, cuando superó por 3-1 al Palermo, el Inter no levantaba una Copa Italia. El camerunés Eto’o y el argentino Diego Milito marcaron aquella vez.

Más allá de lo que suceda en la Serie A, el Inter salvó la temporada: levantó su octava Copa Italia y quebró la maldición.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más