Arkadiusz Milik anotó el gol del triunfo de Juventus, fue expulsado por su festejo y el VAR se lo anuló. (Foto: Captura)
Arkadiusz Milik anotó el gol del triunfo de Juventus, fue expulsado por su festejo y el VAR se lo anuló. (Foto: Captura)
Redacción EC

Juventus volvió a empatar en la Serie A de Italia, esta vez ante Salernitana (2-2), en el partido válido por la sexta fecha. Los dirigidos por el técnico Massimiliano Allegri iniciaron abajo en la historia (caían 0-2), pero reaccionaron e incluso pudieron llevarse el triunfo con el gol agónico de Arkadiusz Milik, el cual finalmente fue anulado por el VAR.

Precisamente, el polaco fue protagonista de una insólita escena, que acabó con su expulsión. Cuando el reloj llevaba a los 94 minutos, la ‘Vecchia signora’ tenía un tiro de esquina a favor, por la izquierda, el cual fue ejecutado por el colombiano Juan Guillermo Cuadrado.

La habilitación del volante fue muy precisa y Arkadiusz Milik anotó el 3-2 de la Juventus, con un certero cabezazo. De inmediato, el goleador se quitó la camiseta y corrió a una de las tribunas, para celebrar en compañía de los hinchas. En paralelo, el atacante recibió el abrazo del resto de sus compañeros.

Tras los festejos, el árbitro Matteo Marcenaro decidió amonestar al delantero de los ‘Bianconeri’, quien ya tenía una tarjeta amarilla y, por consiguiente, vio la roja. A pesar de la expulsión, el deportista de 28 años se retiraba del campo con la tranquilidad de darle la victoria a su equipo.

Sin embargo, sucedió algo inesperado: el juez fue advertido desde el VAR por un posible offside en el gol de Juventus. Según las imágenes, que el colegiado tuvo que revisar, se anuló la anotación por la intervención de Leonardo Bonucci, quien estaba adelantado y su movimiento fue considerado como interferencia en la reacción del portero Luigi Sepe.

Durante los instantes de tensión, también hubo conflictos sobre el césped del Allianz Stadium de Turín y, además de Arkadiusz Milik, Juan Cuadrado y el DT Massimiliano Allegri fueron expulsados en la ‘Vecchia signora’. Lo mismo ocurrió con Federico Fazio, defensor de Salernitana. Finalmente, el marcador acabó con un empate 2-2.