Ricardo Bochini fue ovacionado en San Mamés. (Foto: Athletic Club)
Ricardo Bochini fue ovacionado en San Mamés. (Foto: Athletic Club)
Redacción EC

Un emotivo homenaje le hicieron este sábado en San Mamés a Ricardo Enrique Bochini, leyenda del fútbol argentino, con motivo de la entrega del premio ‘One Club Man’ otorgado por el Athletic Club al eterno ‘10′ de Independiente, por sus veinte años de trayectoria en el ‘Rojo’ de Avellaneda.

Unos minutos antes del comienzo del partido liguero entre el Athletic y el Valencia, el ‘Bocha’ salió al terreno de juego acompañado de otra leyenda del fútbol mundial, el exportero del equipo rojiblanco, José Ángel Iribar, encargado de entregar el trofeo junto a un jugador del alevín rojiblanco.

Bochini, primer futbolista sudamericano distinguido con este galardón reservado a exfutbolistas que solo han vestido una camiseta en la élite a lo largo de su trayectoria sucede en el palmarés al inglés Matt Le Tissier, el italiano Paolo Maldini, el alemán Sepp Maier, el español Carles Puyol, el escocés Billy McNeill y el galés Ryan Giggs.

El acto celebrado en ‘La Catedral’ puso el broche a un intenso fin de semana en Bilbao para el considerado el mejor ‘10′ del fútbol argentino hasta la llegada de Diego Armando Maradona y Leo Messi, que el viernes ofreció una charla con el escritor Eduardo Sacheri y el periodista Jorge Barraza sobre el ‘Rojo’.

No hubo goles en San Mamés

El Athletic Club dormirá este sábado en puestos europeos, en la séptima plaza que le arrebata momentáneamente al Villarreal, tras empatar sin goles ante el Valencia en San Mamés, un resultado que, por contra, minimiza sus opciones continentales a la espera del choque del conjunto amarillo este domingo ante el Sevilla en La Cerámica.

Fue un castigo excesivo para un equipo rojiblanco que fue con todo a lo largo del partido frente a un rival que se defendió bien con sus armas habituales. Pero también la justa correspondencia al enorme desacierto de Iñaki Williams, que falló no menos de seis ocasiones claras ante la meta de un Giorgi Mamardashvili que le respondió con un par de intervenciones muy brillantes.

Con información de EFE.