Renzo Gómez Vega

Hernán Barcos no vino a Alianza Lima a jugar, vino a trascender. A hacer obra, a escribir su historia en el Perú en mayúsculas, a adentrarse en la memoria emotiva de un pueblo. Desde que pisó Lima para defender a la blanquiazul en la Segunda división cada gesto dentro y fuera de la cancha lo ha enaltecido. Hay quienes dudan de la veracidad de sus acciones y lo calumnian desde el anonimato.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más