Gustavo Costas siempre se manifestó como hombre religioso. En la imagen, el exentrenador de Alianza Lima besando el rosario antes de un partido del 2004. (Foto: Richard Hirano/Archivo).
Gustavo Costas siempre se manifestó como hombre religioso. En la imagen, el exentrenador de Alianza Lima besando el rosario antes de un partido del 2004. (Foto: Richard Hirano/Archivo). / RICHARD HIRANO
Pedro Canelo

Antes de llegar a Alianza Lima, Gustavo Costas ya sabía qué era ganarle a Universitario de Deportes y a Sporting Cristal. En el verano de 1989, con la camiseta del Racing Club de Avellaneda, Costas superó una vez a los cremas y dos veces a los celestes por la Copa Libertadores de América. Casi quince años después, el excapitán de la ‘Academia’ llegaba al Perú para escribir una larga historia con el club blanquiazul. Su presentación fue un 18 de abril del 2003. Ese mediodía, en un salón de prensa del estadio Alejandro Villanueva, los periodistas deportivos asistimos a una bulliciosa conferencia que hacía contraste con el silencio de ese Viernes Santo.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más