Lindsay Flach compitió por un cupo a Tokio 2020 embarazada de casi 5 meses. (Foto: Captura USA Olympic Team)
Lindsay Flach compitió por un cupo a Tokio 2020 embarazada de casi 5 meses. (Foto: Captura USA Olympic Team)
Redacción EC

La heptatleta Lindsay Flach ha demostrado que el embarazo no es una barrera a la hora de competir en atletismo, aunque ha recibido críticas y elogios. Para la joven de 31 años las cosas fueron un poco distintas de cara a sus terceras pruebas olímpicas en Estados Unidos. Una noche antes de la competencia, Flach reveló que tenía 18 semanas de embarazo y que iba a competir.

MÁS INFORMACIÓN | En 1961, los Yankees le dijeron que no podía ser su cargabates: 60 años después le cumplieron el sueño

“Terceras pruebas olímpicas Esta se ve un poco diferente”, escribió la atleta, que anteriormente compitió en heptatlones en las pruebas olímpicas de Londres 2012 y Río 2016. “Toda historia tiene un final, pero en la vida cada final es un nuevo comienzo”, agregó a poco de competir en el heptatlón.

Flach publicó en su cuenta de Instagram un collage de fotos de ella misma en las pruebas clasificatorias para Tokio 2020, así como una foto de su vientre. “El secreto ya no es un secreto”, escribió, agregando los hashtags, “último”, “embarazada”, “barriga embarazada”, “18 semanas” y “mamás en forma”.

Durante el heptatlón de este año, que cuenta con siete competencias diferentes, Flach compitió en cada evento y terminó en el puesto 15 de los 18 competidores del heptatlón, según .

En el evento final, Flach se retiró de la competencia después de solo 100 metros de la carrera de 800 metros para mantenerla a ella y a su bebé saludables en medio de un calor récord en Eugene, Oregon.

En una entrevista con , Flach explicó que una vez que se enteró de su embarazo, pidió permiso a sus médicos para continuar entrenando antes de las pruebas clasificatoria a Tokio 2020.

“Mi mayor preocupación era asegurarme de que yo estuviera sana y que el bebé estuviera sano”, dijo. La atleta agregó que su embarazo fue “muy difícil para comenzar” y entrenó lo mejor que pudo para superar las náuseas, la acidez y los dolores de cabeza.

“Tuve alrededor de 12 semanas de vómitos intensos, que afectaron mi entrenamiento”, dijo. “Si las pruebas olímpicas fueran hace tres semanas, no sé si hubiera estado allí, pero comencé a sentirme mejor y pude hacer algunas prácticas realmente buenas”, añadió.

Después de revelar que competiría en las pruebas, Flach dijo que recibió algunas críticas en las redes sociales, pero su intención siempre fue competir. “Pero al mismo tiempo sabía que iba a ser muy cautelosa y sabía que no iba a correr el riesgo de dañarme a mí misma o al bebé”, dijo Flach.

Si bien la atleta admitió que era “mentalmente difícil” no poder competir en su nivel más alto, “solo quería demostrar de lo que son capaces las mujeres”. “Terminar un capítulo y comenzar otro en mis términos fue increíble”, concluyó.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

MÁS SOBRE POLIDEPORTIVO EN DT...