Matthew Richards pasó de entrenar en su jardín a ganar oro en Tokio 2020. (Foto: Instagram | AFP)
Matthew Richards pasó de entrenar en su jardín a ganar oro en Tokio 2020. (Foto: Instagram | AFP)
Redacción Mag

Con 18 años, y debutante en los Juegos Olímpicos, Matthew Richards escribió su nombre en la historia de la natación. ha sido el lugar para la consagración de un atleta que tuvo que ingeniárselas para seguir sus duros entrenamientos cuando las piscinas cerraron a causa de la pandemia de . Esta es la increíble historia del joven nadador británico que pasó de entrenar en una piscina de lona en el jardín de su casa a a colgarse la medalla de oro olímpica.

MÁS INFORMACIÓN | El surfista que movilizó a toda Costa Rica para poder llegar a Tokio 2020 tras ser invitado a última hora

Menos de 18 meses antes de su participación en los Juegos Olímpicos, el joven nadador tuvo que hacerse de una pequeña piscina de lona e instalarla en el jardín de su casa. Tal como se puede ver en las fotos que publicó en su cuenta de Instagram, el atleta tuvo que enganchar una liga a su traje de entrenamiento y al muro del garaje de su casa, para poder nadar de forma estática en la piscina.

En la publicación, en abril de 2020, tan solo había pasado un mes desde que los contagios por coronavirus aumentaban de manera alarmante y la enfermedad fue declarada pandemia por la OMS. Sin embargo, a pesar del contexto desfavorable, los atletas tenían que prepararse para la cita olímpica y no podían detener sus entrenamientos.

Su preparación previa a los JJ.OO. fueron un verdadero dolor de cabeza para la familia de Richards pero todo acabó con un final feliz. De hecho, el equipo del nadador británico estuvo a poco de establecer un nuevo récord en la prueba. Un debut soñado para Richards en sus primeros Juegos Olímpicos.

“La idea de no saber cuándo podía regresar al agua fue un problema real para él, dijo su madre, sobre las dificultades para entrenar durante los días que se establecieron varias restricciones a raíz de la pandemia.

El nadado británico Matthew Richards durante su participación en Tokio 2020. (Foto: Jonathan Nackstrand | AFP)
El nadado británico Matthew Richards durante su participación en Tokio 2020. (Foto: Jonathan Nackstrand | AFP)

Según la , Richards se inspiró en un nadador holandés de aguas abiertas que vio a través de Internet, el cual entrenaba en una piscina de lona. Por ello, se hicieron una de 5 metros de largo, 3 metros de ancho y 1 metro de profundidad que fue a parar en el jardín trasero de su casa.

“Le ajustamos unas cuerdas elásticas a la pared del garaje y él pasó allí, nadando hora tras hora, en su traje de neopreno, para no perder su contacto con el agua, expresó el papá del ahora medallista olímpico. ”Eso lo ayudó mentalmente”, añadió la mamá de Richards.

“Esta semana ha sido una montaña rusa de emociones, salir de mis primeros Juegos Olímpicos con una medalla de oro alrededor del cuello es un verdadero privilegio y quiero agradecer enormemente a estos 3 muchachos [su equipo] por llevarme allí”, escribió Richards en su perfil de .

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

MÁS SOBRE TOKIO 2020 EN DT...