Con Lionel Messi, Barcelona perdió 8-2 ante Bayern Múnich, su peor derrota histórica en la Champions League. (Foto: AFP)
Con Lionel Messi, Barcelona perdió 8-2 ante Bayern Múnich, su peor derrota histórica en la Champions League. (Foto: AFP)
Julio Vizcarra Torres

Jefe de Mesa Digital de la Zona Deportiva

julio.vizcarra@comercio.com.pe

“¿Cuánto tiempo lleva entrenando al ?”, me preguntan luego del 2-0 ante Lyon en las semifinales de la . Uno ve a este equipo bávaro en el torneo de clubes más importante del mundo y cree que el exfutbolista dirige hace mucho ahí. La verdad es que no tiene ni una temporada. Reemplazó a Niko Kovac en noviembre del año pasado y en nueve meses está cerca de darle al conjunto alemán su sexta ‘Orejona’. Solo le queda el por delante.

CONTENIDO PARA SUSCRIPTORES | Ronald Koeman toma la batuta del Barcelona: ¿Qué fue de la vida de los hombres del ‘Dream Team’?

El teutón de 55 años logró lo que parecía lejano: darle dinámica, fútbol y contundencia a una escuadra, que hoy es una máquina, pero que hace unos meses no daba espectáculo, era previsible y sufría goleadas -Kovac dejó el cargo luego del sonrojante 5-1 en el campo del Frankfurt-. Hans-Dieter Flick le cambió la cara a este Bayern con ideas claras, teniendo una hoja de ruta definida, la misma que necesitan y el .

Después del que recibió el Barza, se pidió la cabeza del presidente Josep María Bartomeu, de gestión nefasta, y de algunos ‘pesos pesados’, siendo excluido el crack argentino. Incluso, más de un comentario apuntaba a que Messi no merecía tal humillación. Sin embargo, Leo fue tan cómplice de este momento como los .

Previo al derbi frente al Espanyol, cuando el Barcelona se jugaba la liga con Real Madrid, llegó al , manejando a toda velocidad. Unos días después, el central apareció en redes sociales , con el campeonato español y la Liga de Campeones en el horizonte. Messi como capitán se hizo de la vista gorda.

Con LaLiga en manos del Madrid, el astro azulgrana y para recargar energías con miras a la Champions. Leo se fue a tomar sol con el uruguayo, a pesar de que su amigo cojeaba en cada paso que daba e iba a ser el , equipo del que futbolísticamente dudaban mas no de su poderío físico. En ningún caso, el atacante se ajustó la cinta de capitán y dio el paso hacia adelante. Y eso que en febrero de este año entendía que volver a reinar en Europa era bastante complicado. “Hoy por hoy no nos alcanza como estamos”, confesó al diario Mundo Deportivo.

En medio de la crisis, toca sentarse a . Messi deberá escuchar el proyecto de su nuevo entrenador y poner sobre la mesa lo que quiere. Con 33 años y la necesidad de volver a ganar, el rosarino no tiene margen de error. Con poco tiempo y dinero para gastar, el Barcelona tendrá que hilar muy fino para acertar en sus próximos fichajes. Ahí, Leo será clave también: o se queda para armar un plantel que lo ayude en la medida que él espera, o decide irse para probar suerte por primera vez lejos de Cataluña. Dudo que el camino más adecuado para el argentino sea la segunda opción.

MÁS EN DEPORTES

VIDEO RECOMENDADO

España: prensa internacional especula sobre salida de Messi del Barcelona