Andy Ruiz se dio varios lujos y se olvidó de los entrenamientos. (Foto: Instagram)
Andy Ruiz se dio varios lujos y se olvidó de los entrenamientos. (Foto: Instagram)
Christian Cruz Valdivia

Tiene 32 años, pero su contundencia lo hace el boxeador del momento. Andy Ruiz no se guarda nada y la velocidad de sus puños sigue siendo su mejor arma. La noche del domingo venció al cubano Luis Ortiz en su retorno al ring luego de 16 meses: ‘The Destroyer’ volvió a su estado natural.

MIRA: Serena Williams, de vencer a “las fuerzas del infierno” a un retiro con gloria en el paraíso del tenis | PERFIL

Destruía todo cuando era niño, por eso a los 6 años un gimnasio fue el desfogue para toda esa energía interior. “Así de gordito, hacía lo que podía”, cuenta. El béisbol le pareció aburrido, pero el boxeo se le hacía duro. Entre uno y el otro, terminó por amarrarse los guantes para quedarse entre las cuerdas. El bullying que sufría en la escuela terminó por convencerlo. Y ahí empezó todo.

Los excesos

Andy fue el primer mexicano en proclamarse campeón en los pesos pesados, y lo hizo en el 2019 cuando en junio venció por KO técnico a Anthony Joshua. Había hecho una carrera discreta, pero esa victoria le dio el salto a la fama que tanto esperaba, pero que no lo supo controlar.

La falta de disciplina le quitó las chances de ser un gigante del boxeo. “Quería conocer cosas que nunca pensé conocer”, declaró tras ganarlo (y perderlo) todo. Es que, como él mismo contó en una entrevista con el programa “Un round más”, todo lo que entrenaba lo tiraba al tacho con sus acciones cada fin de semana.

Se presume que, en menos de seis meses, Andy gastó mucho de los siete millones de dólares que ganó por su victoria sobre Joshua. Hasta antes de esa pelea, sus ganancias apenas ascendían a los 300 mil dólares. Sin preparación, perdió en la revancha ante Joshua en diciembre en Arabia Saudí sin discusión y su dinero también.

“La fama y el dinero han sido abrumadores para Andy. Él debe saber cómo manejarlo. Quizás después de esta derrota, vuelva a ser humilde”, declaró en su momento el que era su entrenador Manny Robles.

Gastó su fortuna de inmediato. “Habían morras que yo pensaba que no podía tener... y si no era ese día, era para el otro día también, luego en el Instagram tenía un millón de nuevos seguidores, miraba a una (mujer) y le contestaba, así se fue todo”, contó él mismo.

Cuatro autos de lujo: dos Mercedes G-Wagons, un moderno Rolls Royce y un Lamborghini, además de un SUV. También le compró una camioneta a sus padres. Tan solo el Lamborghini cuesta un cuarto de millón de dólares.

La recuperación

El ‘unirse’ al equipo del ‘Canelo’ Álvarez hizo que se dé cuenta de que el mundo deportivo iba por otro lado. En el 2020 entrenó en San Diego para recuperar su físico. Al mando de Eddy Reynoso del ‘Canelo Team’ fue volviendo a ser el ‘Destroyer’, perdiendo 20 kilos de peso.

Así, reapareció ante Chris Arreola en mayo del 2021 con victoria por decisión dividida. Ya encaminado, pero no conforme, Andy dejó el Canelo Team para entrenar por su cuenta, ya que Reynoso se concentraba más en Canelo, aunque desde el otro lado de la vereda aseguran que simplemente dejó de ir.

Y volvió a la actividad el último domingo ante Ortiz, también en una pelea donde cayó a la lona, pero terminó con victoria por decisión unánime. En su horizonte está el reto a Deontay Wilder, que en octubre debe pelar ante el finlandés Robert Helenius.

--

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más